El Ribeiro sufrió en Vigo su tercer tropiezo consecutivo

Los ribadavienses comenzaron mandando, pero se atascaron en el último tramo de la cita de la Primera División de balonmano: 31-29


ourense / la voz

Dio la cara el Carnes do Ribeiro en un duelo directo por la zona media de su grupo de la Primera División Nacional, pero terminó por perder en la pista del Berbés ante un Seis do Nadal Coia que resolvió en el tramo final: 31-29.

Los ribadavienses encarrilaron bien el choque desde sus primeros compases y, de hecho, mandaron en el marcador durante gran parte del mismo, amparados en la solvencia anotadora de Mon Sotelo, que terminó el partido con 8 goles, y de Pablo Peque, que firmó 6. Al contrario, esta vez se vio limitada la aportación de Xosé Canedo, bien vigilado por sus marcadores y sentado durante fase importantes del choque, debido a las exclusiones.

La ventaja de los ourensanos llegó a ser de cuatro goles (8-12) a los veinte minutos del encuentro y se recortó en poco al descanso, que alcanzaron los visitantes con una renta de 16-18.

Mantuvieron esa iniciativa en el luminoso los hombres de Alberto Miguélez, que siguieron dominando hasta que los de casa forzaron el empate (26-26), a falta de los diez últimos minutos. La presión local se incrementó en los últimos instantes y, aunque los ribadavienses llegaron, a cruzar la barrera de los últimos cinco minutos con un favorable 27-29, ya no volvieron a anotar y así se completó la remontada olívica, pese a los esfuerzos de su rival.

Es la tercera derrota consecutiva del Carnes do Ribeiro, en una fase final del curso que afronta en la undécima plaza, con 19 puntos, con un colchón de siete sobre la franja de los tres últimos, pero con equipos como el Luceros o el Camariñas, que vienen remontando posiciones en las últimas semanas de la competición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Ribeiro sufrió en Vigo su tercer tropiezo consecutivo