El COB marca distancias en la cancha del Prat

La escuadra de Gonzalo García fue compacta y se mostró sólida en todas sus líneas


OURENSE

El COB pasó el rodillo en su visita al Prat y se llevó una cómoda victoria: 67-88.

Los ourensanos comenzaron el choque enchufados, gracias a la buena conexión entre Rozitis y Ott, con dos triples incluidos de este último tras asistencias de un gran Sergio Rodríguez, para un parcial de 0-8 de salida. Tras más de dos minutos de juego los catalanes consiguieron anotar desde la línea de tiros libres pero la buena labor de Rozitis en la pintura continuó inalterable y en el siguiente tramo de partido monopolizaría el juego de ataque visitante hasta el 3-14. A Dani Miret no le quedaba más remedio que parar el partido y tratar de poner algo de orden en sus filas, porque tal y como iba todo, el resultado se le podía escapar muy rápido.

De vuelta al juego se vería un Prat más solidario atrás y además apareció el temido Rubin en ataque, pero entonces fue Van Wijk quien superó la defensa rival desde la larga distancia y la ventaja se mantenía en torno a la decena, aunque al poco este jugador cometía su segunda falta personal y eso daba pie a unas primeras rotaciones que evidenciaron también la superioridad de la escuadra gallega en esa faceta, pues aunque el local Ortega se mostró muy activo la ventaja visitante incluso aumentaría en la parte final del cuarto, 12-23 a falta de un minuto tras mate de Watson y también a la finalización del período, pues no hubo más canastas.

Ortega siguió asumiendo la responsabilidad ofensiva en el inicio del segundo cuarto, pero el Ourense era superior en todas las líneas y al poco Watson volvía a machacar el aro catalán, nueva máxima con el 14-29 en apenas dos minutos. La falta de ideas arriba y la endeblez de la defensa local siguió pasando mucha factura a un Prat que la siguiente fase del duelo sufrió como nunca antes. Así, con Rozitis en plan dominador más la aportación del banquillo, con Zamora o Vidal también de tres puntos, la diferencia a favor de los gallegos subió como la espuma.

Un triple de un desaparecido Blanch fue contestado con otro mate de un atlético Watson que se gustaba y se hacía querer. En los últimos compases el joven Parra lideraría a los suyos, pero no lo suficiente como para rebajar la desventaja que a la llegada del tiempo de descanso lo decía todo, 25-44.

Las malas sensaciones locales tendrían su continuación en el reinicio del juego. Sin recursos para hacer daño por dentro y con el punto de mira extraviado en el lanzamiento lejano, los barceloneses volvían a sucumbir. Con todo, incluso los cinco puntos seguidos de un Busquets renacido, que además se marcó un mate, fueron irrelevantes porque el equipo gallego tenía mucha más calidad y Sergio Rodríguez se encargaba de exhibirla devolviendo esos cinco puntos encajados de parcial, 34-58 en el ecuador del periodo. En los siguientes minutos la relajación ya percibida de los visitantes iría en aumento y eso permitió que los de casa maquillaran un tanto un resultado, 43-65.

El último acto sobró por completo y apenas si tuvo interés. Masters aprovechó la oportunidad para llegar a los dos dígitos en cuanto a anotación y Watson para machacar alguna vez más el aro, mientras los barceloneses buscaron el triple como recurso desesperado, sin demasiada suerte, y hombres menos habituales o con menos minutos tuvieron cierto protagonismo. Eso sí, emoción no habría y la victoria visitante fue contundente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El COB marca distancias en la cancha del Prat