Buscan a la víctima de un caso de abuso sexual y robo para que declare ante la Audiencia

La vista se suspendió al faltar también uno de los dos acusados, que se encuentra en situación de rebeldía


ourense / la voz

La colaboración ciudadana es casi siempre imprescindible para que la justicia funcione, y su ausencia puede suponer que delitos graves puedan quedar sin resolver. Es lo que está pasando con la denuncia presentada en enero del 2017 por un hombre, que aseguró que otros dos lo habían asaltado y robado, llegando también a haber sido víctima de un abuso sexual. Acudió a la comisaría a denunciar los hechos en su día pero ahora a las autoridades les está siendo complicado localizarlo para que acuda al juicio y confirme, en su caso, aquella primera denuncia. Y es que su testimonio resulta clave para dilucidar los hechos y, sobre todo, las responsabilidades penales que pudieron haber tenido en ellos los acusados Ion A. B. y Abderramán N., para los que el fiscal solicita once años de prisión. Eso sí, también por esta parte se está obstruyendo la labor de la justicia, ya que uno de los sospechosos, el ciudadano marroquí Abderramán N. tampoco está localizable, por lo que ha sido declarado en rebeldía.

Así las cosas la vista que se había señalado para este miércoles en la Audiencia provincial tuvo que suspenderse, a la espera de que el acusado y, sobre todo, la víctima, puedan ser localizados y llevados al juzgado para prestar testimonio. De lo que pase en su momento dependerá la condena por unos hechos que, presuntamente, tuvieron lugar en la noche del 25 de enero. Según se recoge en el escrito de acusación, los imputados y una tercera persona que no ha podido ser identificada, quedaron con la víctima en la calle Jesús Soria de la capital con el fin de comprarle un teléfono. Sin embargo, las intenciones de los acusados no pasaban por comprarle nada al otro ya que después de conseguir que el perjudicado aceptara subirse en el coche con ellos, los acusados lo habrían llevado a la zona de Oira. Allí Abderramán le habría colocado un cuchillo en el abdomen amenazándolo. Luego comenzaron entre todos a golpearle y «tras agredirlo con bofetadas y puñetazos le obligaron a que les entregara todo lo que llevaba, consiguiendo de esta forma hacerse con 96 euros en efectivo, así como dos tarjetas bancarias y un móvil», recoge el escrito. El episodio no habría terminado ahí, ya que siempre bajo la intimidación del cuchillo y el uso de la fuerza física, habrían obligado a la víctima «a desnudarse totalmente y a practicarle una felación al procesado Abderramán». Tras esto lo dejaron marchar «advirtiéndole de que no denunciara estos hechos porque de lo contrario le quitarían la vida».

Fue a la comisaría

A pesar de esto el perjudicado se personó en la comisaría para contar lo que le había ocurrido, si bien tras hablar con un agente se marchó a su casa para buscar el DNI. No volvió hasta cinco días después, cuando sí firmó la denuncia, si bien posteriormente renunció a ejercer acciones penales. Para el fiscal los hechos constituyen un delito de robo con violencia y uso de armas y otro de agresión sexual. Además de la reclusión, pide esta parte medidas de alejamiento de los imputados hacia la víctima, en caso de que se dicte una sentencia condenatoria.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Buscan a la víctima de un caso de abuso sexual y robo para que declare ante la Audiencia