Tres meses para ponerle nota a los equipos ourensanos

La ilusión de la UD Ourense contrasta con los apuros del Arenteiro


Con el inicio de marzo, llegamos a la fase decisiva de una Tercera División, en la cual el cuarteto ourensano todavía intenta consolidar sus respectivas propuestas. Doce partidos en menos de tres meses, antes de cruzar una meta que cada uno ha situado a distinta altura.

Tanto la UD Ourense como el Barco han consolidado su presencia en el grupo gallego y miran con ilusión a lo que sería una matrícula de honor en los puestos de promoción de ascenso. En el caso de los rojillos, incluso con una ventaja que es de siete puntos sobre los valdeorreses -ahora quintos-, nueve por encima del Alondras y diez más que el Arousa. Un margen con el que se puede trabajar, aunque la lesión de Rubén Arce -fuera para lo que resta de curso-, no es un buen síntoma si se une a otros problemas físicos como los de Germán. Isi puede ser un refuerzo de lujo en el tramo final, si termina de cogerle el ritmo al torneo.

En Marzo, tras el viaje a Paiosaco, enlaza a Compos, Arousa y Racing. También será clave el calendario de abril, que arranca con la doble salida a Carballo y Porriño, pera recibir después al Barco y viajar a Boiro. En el festivo del 1 de mayo jugará en casa ante el Choco, para cerrar el curso en O Carballiño, en casa con el Laracha y en Vilalba.

El que agotó margen de error fue el Barco, atascado en sus nueve partidos sin ganar, después de una trayectoria de gran brillantez. Oli y Jorge deben variar la fisionomía de un plantel que echó de menos a jugadores como Rubén García e Ivi Vales en momentos importantes. Marzo será exigente, con salidas a Cangas y Paiosaco, intercaladas con las visitas del emergente Silva y el Compos. Más madera en abril, viajando a Vilagarcía y O Couto, mientras llegan a Calabagueiros el Racing y el colista Porriño. El último tirón en mayo plantea dos salidas consecutivas a Carballo y Boiro, para terminar en casa ante el Choco y en O Carballiño, en el último derbi de la campaña.

A diferencia del resto, el Ourense CF podría no jugarse mucho en el tramo final, si bien Fran Justo siempre defiende que su equipo debe estar a máximo rendimiento hasta el final, si puede mejorar algún puesto. La distancia de la promoción de ascenso es de trece puntos y, sin contar arrastres, el descenso está a siete. No valen despistes y el derbi ante el Arenteiro, el próximo sábado ya es un toque de atención, al que seguirán la visita a Laracha, el Vilalbés en O Couto y una salida a Ribadumia. De vuelta a casa, llegarán seguidos en abril Somozas y Bergantiños, para desplazarse después al campo del filial del Lugo y cerrar el mes ante el Céltiga de Javi Rey. Mayo arrancará en Cangas y también tocará viajar a Paiosaco, mientras que las últimas citas locales son frente al Silva y el Compos.

Los principales agobios son para un Arenteiro que desde que perdió a Mitogo se ha visto mermado en su vanguardia y merodeando en la zona de descenso. Tas el derbi de O Couto, su próxima visita a la Illa de Arousa se antoja crucial, intercalada con los partidos ante el Polvorín y el Alondras en Espiñedo, donde debe frenar la fuga de puntos. En abril saldrá al campo del Silva y a Compostela, recibiendo al Paiosaco y Arousa. Mayo infunde respeto, desplazándose a Ferrol, para aguardar después a la UD Ourense. La visita a un Porriño que podría estar descendido y el derbi ante el Barco en casa serán sus últimos retos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tres meses para ponerle nota a los equipos ourensanos