Ni una autovía en condiciones


En Ourense dedicamos todos mucho tiempo a hablar de ensoñaciones y de grandes proyectos, pero a veces no sabemos ni cuidar lo que ya tenemos. Cada vez que se acercan unas elecciones, aparecen promesas grandilocuentes como un parque acuático, un gran hotel balneario, un tranvía... La mayor parte de esas ocurrencias no sirven más que para adornar un programa electoral porque nunca acaban de llevarse a cabo (y me pregunto si quienes las proponen realmente pensaban que podían cumplirlas o si eran solamente un brindis al sol, por no decir directamente un engaño).

Y es que en Ourense parece ser que tenemos bastante con conservar las infraestructuras que ya existen. Un magnífico trabajo periodístico de Cándida Andaluz repasaba ayer en este periódico las numerosísimas deficiencias que acumula la Autovía das Rías Baixas (A-52) a su paso por la provincia. Los baches y el pésimo estado del firme llegaron a provocar que el Ministerio de Fomento decidiese reducir la velocidad en algunos de los tramos más peligrosos. En los últimos meses se han realizado trabajos de mejora, pero es obvio que no han sido suficientes. Quienes tienen que hacer uso a diario de esa autovía saben de sobra que aún falta mucho para que el asfalto esté en un estado óptimo.

Y el reportaje se centra en la A-52, pero las deficiencias también son graves en muchas vías de titularidad estatal y autonómica, por no hablar de las provinciales o locales. Hacen falta muchas reparaciones y, sobre todo, voluntad política. Puede que aparezca un poco por la proximidad de las elecciones. Que siga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni una autovía en condiciones