Los comerciantes ourensanos cerrarán sus puertas la tarde del 20 de febrero

Anuncian una concentración en la que entre otras medidas piden una rebaja de tasas municipales al pequeño comercio en los servicios de agua y basura


Ourense

La Federación Provincial de Comercio de Ourense decidió iniciar un plan de acciones para detener la crisis profunda que amenaza a los pequeños negocios de Ourense. La primera de las medidas es la convocatoria de un cierre de establecimientos en la tarde del próximo miércoles, día 20, seguida de una concentración frente a la Subdelegación del Gobierno. Después, en la plaza Mayor, se leerá un manifiesto en defensa de un sector que consideran «clave tanto por la variedad de sus tiendas y productos de calidad, como por la profesionalidad de quienes las atienden y su imbricación con otros vectores característicos de la sociedad ourensana, como la restauración, la cultura o el termalismo».

Los comerciantes sostienen que la «gran recesión» iniciada en el 2008 ha acentuado la crisis endémica del pequeño comercio, agravando «su vulnerabilidad y las amenazas de supervivencia», tanto para quienes dependen directamente de esta actividad como para los empleos que están vinculados con ella.

La Federación de Comercio llama a la intervención de las administraciones en seis grandes puntos. El primero es la regulación de las rebajas, por entender que los períodos de promoción continua desmotivan la compra del cliente y producen impactos negativos en los márgenes comerciales. En segundo lugar hablan de los altos tributos que abonan a la administración local. Señalan que inflige «un trato no equitativo a los minoristas», por lo que reclaman una rebaja de tasas municipales al pequeño comercio en los servicios de agua y basura. En tercer lugar, consideran un despropósito el importe de las cuotas a la Seguridad Social que, puntualizan, no guardan relación con la facturación ni si el negocio se encuentra en fase inicial, cuando los beneficios son mínimos o inexistentes.

Ventas por Internet

Los comerciantes hablan del perjuicio económico y la competencia desleal que supone la venta ambulante en las calles más comerciales, sin cumplir los requisitos exigibles para la actividad. Otra de las reivindicaciones que consideran cruciales para su futuro es el establecimiento de un gravamen del 20 % a las ventas por Internet y que este impuesto repercuta en el Concello de Ourense, desde el cual se realiza la compra.

La Federación de Comercio demanda planes específicos de revitalización del comercio en los barrios y en las zonas apartadas de los centros urbanos, donde casi la mitad de los locales comerciales están vacíos con el impacto negativo que esto supone para los propietarios y para la imagen y la vida de las vías públicas.

Reclaman a las autoridades municipales una apuesta por el comercio local, «que aporta vida y dinamismo a nuestras ciudades y villas, incrementa el valor de las propiedades con las que comparte ubicación geográfica y permite una mayor capacidad de elección por parte del cliente, mejorando su experiencia de compra». Señalan la necesidad de una estrategia por parte de organismos e instituciones que involucre a los actores del ámbito comercial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los comerciantes ourensanos cerrarán sus puertas la tarde del 20 de febrero