El pastor acusado de no alimentar a sus cabras alega que tuvo que cuidar a su mujer enferma

El fiscal le rebajó la petición de condena tras presentar la defensa pruebas médicas


ourense / la voz

No pudo cuidar a sus animales con la diligencia debida porque su mujer estaba muy enferma y necesitaba de su atención. Es lo que este martes, ante el juez, alegó el pastor de Riós acusado de tener a varias de sus cabras moribundas debido a la falta de alimentación. Esta argumentación, sostenida con pruebas documentales entre las que se encuentran informes médicos que ratifican los problemas de salud de la esposa del denunciado, llevaron ayer al fiscal a rebajar la pena que iniciamente solicitaba para José Antonio D. Q. de un año a seis meses de prisión.

En una vista que apenas duró unos minutos, el acusado reconoció que, efectivamente, descuidó sus labores al frente de una explotación con 250 cabezas de ganado ovino-caprino, porque se centró en cuidar a su esposa, y aceptó la condena, que incluye la inhabilitación durante un año para ejercer cualquier tipo de trabajo relacionado con el cuidado o la manipulación de animales.

El caso había tenido su origen en la inspección realizada en abril del 2017 por agentes del Seprona, alertados por las condiciones higiénico-sanitarias de la granja. En la granja se encontraron con cuatro cabras «en estado de caquexia debido a la falta de alimentación y cuidado», hallando también a otro animal en estado moribundo. El caso se calificó como un delito continuado de maltrato animal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El pastor acusado de no alimentar a sus cabras alega que tuvo que cuidar a su mujer enferma