«Un dos grandes males da provincia é a rede clientelar que se creou nela»

Benxamín Vences, sindicalista, defiende la necesidad de un verdadero pacto social para mejorar el futuro de Ourense


ourense

Hijo, y padre, de emigrantes. Amante de las humanidades y defensor de los derechos de los trabajadores. Así es Benxamín Vences, un histórico del sindicalismo ourensano que acaba de dar el paso de la prejubilación. Sigue, pese a todo, en la ejecutiva comarcal de Comisiones Obreras, una central a la que lleva décadas vinculado y con la que ha vivido muchos momentos, buenos y malos.

Para este reportaje echa la vista atrás y recuerda su infancia, separado de sus progenitores, y con su abuela, una mujer que nunca salió de su aldea de Baños de Molgas, pero que le inculcó valores que han sido claves en su vida. Fue ella, de hecho, quien se empeñó en que aquel niño estudiara. «Daquela nesta provincia solo tiñamos una opción, sempre co esforzo sobrehumano do entorno. Viñen a Ourense para o estudar no Seminario, onde fixen o Bacharelato, cun aprendizaxe nas humanidades que foi moi bo».

Luego pasó al Cardenal Cisneros y al terminar se matriculó en el colegio universitario, donde estudió Geografía e Historia. En 1986 llegó al Museo Etnolóxico de Ribadavia, que aún daba sus primeros pasos, y poco después lo «reclutaron» para el sindicato, con el que ha permanecido desde entonces. «Foi unha época de precariedade absoluta do sindicalismo; a xente viña da clandestinidade. Eu agora xa case son o máis decano, xunto con Ana Barrios», explica, admitiendo que la renovación en estas organizaciones no es fácil. «Case non hai mocidade porque non están no mercado laboral, hai moita precariedade».

En su opinión, ser sindicalista en Ourense es más penoso que en otras provincias, por la peculiar situación económica del territorio. «O noso labor é complicado. A precariedade laboral leva a que moita xente non poida reclamar dereitos; e por riba temos una estrutura de micro empresas nas que é moi complicado que haxa eleccións, nas que o sindicalismo é simbólico», cuenta.

No ayuda, tampoco, la conyuntura social. «Temos aínda moitas carencias, e somos os cidadáns os que temos que articularnos como sociedade civil», opina, advirtiendo que «un dos grandes problemas que ten esta provincia é que a xente no se mobiliza, non loita polas cousas. Creouse unha rede clientelar a todos os niveis, os cidadáns intentan solucionar os seus problemas pola súa conta, falando con xente que cree que lle pode axudar e indo a certos sitios».

Esta «endogamia», estaría consiguiendo que la gente «vexa o clientelismo como algo normal», asegura el sindicalista, que ve además déficits coyunturales que se arrastran desde hace décadas. «Os datos de demografía son demoledores, e mentres os políticos andan con liortas anecdóticas. Penso que os cidadáns deberían estar cabreados e exixir máis inversións e unha mellor organización dos recursos», asegura.

Tampoco olvida el drama poblacional. «Eu son dunha xeración na que fun o único que me salvei da emigración, a miña filla tamén tivo que marchar», admite.

En este contexto, entiende que las organizaciones sindicales son más necesarias que nunca y que jornadas de reivindicación como la del primero de mayo, siguen siendo prioritarias a pesar de que la movilización ciudadana no es la que fue antaño. «O 1 de maio está hoxe mais vixente que nunca; outra cousa é que a información que percibe a sociedade haxa que empezar a cambiala, porque vemos a tele e parece que todo vai de marabilla, e iso non é así».

Pacto social

Con todo, es optimista respecto al futuro. «Penso que nunca o pasado foi mellor», asegura, explicando no obstante que «estamos nun crack demográfico con poucas perspectivas de que isto mellore porque é algo que non se atalla nunha lexislatura, nin o poder facer un so partido». Cree, por tanto, que es necesario impulsar un pacto social, «non de boquilla, senón con fondos e programa» y asegura que políticas como las que dar ayudas económicas a los nacimientos no representan una apuesta seria por parte de la clase política. «No se pode gobernar a golpe de ocorrencia, ten que haber una estratexia».

«Hai que dinamizar, aínda que non con plataformas cidadás de última hora»

Dinamizar la provincia con políticas que propongan medidas para que a largo plazo se consiga recuperar a todos los jóvenes que se han ido fuera de Ourense y también para evitar que los que ahora estudian no tengan que irse y encuentren una posibilidad de futuro en la provincia. Es una de las necesidades que, según Vences, tiene el territorio, en el que considera necesario «un rupturismo como o que houbo en Andalucía, aínda que non da mesma forma que se fixo alí».

Entiende que «hai que dinamizar esta provincia, aínda que non con plataformas cidadás novas de ultima hora, pensadas de cara as municipais» y espera que en un plazo de diez años esta provincia haya mejorado sus índices. «Temos que romper certas amarras, non se pode funcionar a golpe de clientelismo, senon con conciencia social e con políticos que afronten e resolvan o problema estrutural que temos. Penso que non todo está perdido», reflexiona.

 EL DNI

Quién es. Nació en 1957 Vilariño de Lama má, Baños de Molgas. De niño se trasladó a Ourense, para estudiar en el Seminario.

Profesión. Estudió Geografía e Historia y trabajó en el museo etnolóxico de Ribadavia. En 1992 se hizo liberado sindical y aún forma parte de la ejecutiva comarcal de CC. OO.

Su rincón. La praza do Ferro. Cerca de allí, en la calle Sanmiguel, estuvo el primer local del sindicato. Aún recuerda las cargas de los «grises» a finales de los 70.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Un dos grandes males da provincia é a rede clientelar que se creou nela»