El precio del alquiler sigue sin tocar techo y cierra el 2018 al alza

El sector destaca que el propietario sube las tarifas porque ve que se «alquila todo»


ourense / la voz

La escalada en el precio de la vivienda de alquiler en la provincia de Ourense no tiene, de momento, techo. Así se refleja en diferentes estadísticas y también en la percepción que se tiene a pie de inmobiliaria. «A xente súbelle o prezo porque ve que se alquila todo. Se tes un piso en bo estado, colócalo seguro», explica José Bailón, de la inmobiliaria JBA de Ourense. Y los datos le dan la razón. De acuerdo con el informe anual de precios de alquiler elaborado por el portal pisos.com, en la ciudad de Ourense el coste de los alquileres crecieron un 3,29 % en el último mes del año. Esto supuso que el 2018 se cerró con un crecimiento en el valor por encima de los dos dígitos (13,92 %).

No se trata de una situación aislada ni tan siquiera sobresale por encima de otras capitales de provincia que están muy por encima de ese valor. Sin ir más lejos, de acuerdo con los datos de este portal especializado, en Lugo el incremento en el último año fue de un 20,81 %. Donde si escaló posiciones en el ránking de forma significativa es en la comparativa provincial. En este caso, el alza del 3,06 % del último mes en Ourense fue la cuarta subida más elevada de todas las que se produjeron a nivel nacional.

Regresando a la ciudad, donde se registra un mayor volumen de viviendas en régimen de alquiler, las estadísticas constatan que el piso medio del casco urbano que se pone en el mercado tiene una superficie media de 93 metros cuadrados y se ofrece a un precio que ronda los 520 euros.

Lo más buscado

Por encima de los pisos, lo que más se busca por la escasez que existe en la oferta son las viviendas unifamiliares en el entorno más próximo de la ciudad. «Hai poucas. Ao ano debemos traballar unhas quince. Se a anuncias pola mañá, a tarde xa tes a cinco ou seis persoas preguntando por ela», destaca José Bailón. Donde si existe una mayor oferta es en los pisos. Lo que más se demanda es un inmueble de tres dormitorios con salón, cocina, amueblado, ascensor y sin exigencia de que tenga una plaza de garaje. «No centro, un piso que esté en boas condicións por 500 euros quítancho das mans», resalta. En todo caso, no es una cuestión de una zona concreta, ya que el inmobiliario consultado abre el abanico y tiene claro que una propiedad que tenga entre 25 y 30 años, que se encuentre en buen estado en barrios como O Couto, As Lagoas o Mariñamansa tiene la salida asegurada en el mercado por un precio que se sitúe en el umbral de los 450 euros mensuales, con la comunidad incluida. En este caso, la oferta entra mejor en el mercado si incluye plaza de garaje, ya que el inquilino requerirá de vehículo para moverse por la ciudad o a ayuntamientos limítrofes para acudir a su puesto de trabajo.

Otros datos oficiales apuntan en la misma línea. De acuerdo con las cifras de la Xunta, mediante el registro de fianzas que es obligatorio por ley, en la ciudad de Ourense se han ejecutado con más de 1.700 contratos con un precio medio de 386 euros. Se trata de la tercera ciudad de Galicia donde más alquileres se realizan, con un 28 % del total.

Por otro lado, el sector mira con incertidumbre los cambios normativos anunciados por el gobierno central y que buscan dar mayores garantías, tanto a inquilinos como a propietarios. Entre las principales variaciones que se incluyen está la de ampliar el período mínimo del contrato de alquiler de tres a cinco años y el propietario no podrá solicitar más de dos meses en calidad de fianza del inmueble.

El programa municipal para ocupar viviendas resultó un fiasco

El gobierno de Ourense lanzó un novedoso programa para tratar de buscarle inquilinos al excedente de viviendas vacías. La iniciativa fue un fiasco. Según los datos del Instituto Galego de Vivenda e Solo, en la ciudad hay 13.500 viviendas vacías, a lo que hay que sumar que el número de pisos protegidos ha ido descendiendo debido a la crisis económica y al escenario urbanístico de la ciudad. El alquiler máximo que permite es de 350 euros como máximo, lo que provoca que a los propietarios no les convenza, al entender que en el mercado libre puede sacar más partido a su vivienda. De hecho, en el último año solo cuatro propietarios dieron el paso de poner su vivienda a disposición de este programa. Finalmente no pudo colocarse ninguna, toda vez que los solicitantes no cumplían con los requisitos marcados por el proyecto Vivendas Baleiras. El gobierno local asegura que es una iniciativa complementaria y confía en que con la modificación de las bases se logre el objetivo.

A la espera de ver qué sucede, el sector se muestra contrario a que se produzca una regularización de los precios, tal y como se ha puesto encima de la mesa ante la previsión de que estalle una nueva burbuja inmobiliaria, en este caso vinculada al alquiler. «Temos que ter claro que Ourense tampouco é que teña os problemas de Madrid ou Barcelona», tranquiliza José Bailón.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El precio del alquiler sigue sin tocar techo y cierra el 2018 al alza