Los juzgados ourensanos reciben una media de 230 asuntos al mes

Mejora la resolución de casos pero también se incrementan los que están pendientes


ourense / la voz

Los juzgados ourensanos ganan en agilidad pero los efectos de la huelga de funcionarios, que se prolongó el año pasado durante varios meses en los que la actividad estuvo prácticamente paralizada, aún se notan. Así, al cierre del tercer trimestre del año pasado, último dato del que se dispone en el Consejo General del Poder Judicial, en las distintas jurisdicciones se acumulaban en trámite 15.159 expedientes sin resolver, lo que supone una media de 473 por cada órgano. Son muchos más que los que había en ese mismo estado un año antes, cuando al cierre de septiembre cada sede tenía sobre la mesa 365 asuntos pendientes de tramitación, con un total de 11.343 para toda la provincia.

Eso sí, también es destacable que la capacidad de reacción de los distintos juzgados es cada vez mucho más positiva, lo que implica que se resuelvan los casos mes a mes con mayor rapidez. Así, en el tercer trimestre del 2017 cada órgano judicial sacó adelante una media de 196 expedientes, un dato que un año después había escalado hasta los 219. En total, entre los meses de enero y septiembre del pasado ejercicio se resolvieron casi 20.000 asuntos.

Pero también se incrementan los casos nuevos y de ello da cuenta asimismo la estadística judicial. Casi dieciséis mil asuntos llegaron en los nueve primeros meses del año a los juzgados ourensanos, lo que supone una media de 240 contabilizados cada trimestre.

En el partido judicial de O Carballiño, tres crímenes investigados desde el año 2015

Aunque es la capital la que mayor carga de trabajo sostiene en materia de juzgados, lo cierto es que algunos partidos judiciales viven puntualmente momentos de gran actividad. Es el caso del de O Carballiño, que en los últimos tiempos ha tenido que desarrollar la instrucción de tres crímenes, alguna todavía en estado muy inicial.

Uno de ellos, registrado en diciembre del 2014, llegará a juicio la próxima primavera. El 23 de abril se sentarán en el banquillo de acusados de la Audiencia provincial de Ourense Óscar E. L. y Eduardo L. F., a quienes la fiscal imputa un delito de asesinato con alevosía, por el que reclama una condena de 18 años de prisión. A ambos se les acusa e haber causado la muerte de Alexandru W. B., cuyo cadáver fue encontrado flotando en el canal del río Viñao, en Boborás, el 21 de diciembre. La acusación sostiene que los sospechosos lo lanzaron al río, aún con vida, después de haberle dado una paliza brutal en la vivienda de uno de ellos, en la que habrían estado consumiendo alcohol tras haber conocido los acusados a la víctima apenas unas horas antes, en un bar de O Carballiño. Insultos y vejaciones habrían precedido a los golpes hacia la víctima, que fue trasladada en coche hasta las inmediaciones del canal, donde los acusados ejecutaron su plan de matarlo, tal y como sostiene la acusación. Un tribunal del jurado se encargará de dictaminar sobre la inocencia o culpabilidad de los dos sospechosos. También será un jurado popular quien asuma la tarea de ver si José A. L. es o no responsable del homicidio de su esposa, ocurrido en el domicilio que ambos compartían en 2017, en O Carballiño. En este caso el fiscal pide 14 años de cárcel de internamiento en un centro psiquiátrico.

La instrucción del tercer crimen aún está comenzando. Hay dos detenidos por la muerte de Fernando Iglesias, cuyo cadáver fue hallado, enterrado, el pasado diciembre en Piñor. Iglesias, que cumplía condena en Pereiro de Aguiar por asesinato, murió durante un permiso carcelario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los juzgados ourensanos reciben una media de 230 asuntos al mes