«Entiendo la ansiedad del PP porque las cosas hay que hacerlas, no prometerlas»

maite rodríguez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Santi M. Amil

Tras medio año como delegado del Gobierno, Emilio González Afonso valora que la institución que dirige es «necesaria e importante»

20 ene 2019 . Actualizado a las 10:38 h.

Algo más de seis meses lleva en el cargo de subdelegado del Gobierno Emilio González Afonso, quien ha tenido una semana ajetreada defendiendo los Presupuestos Generales del Estado presentados por el PSOE. Seis meses que le han servido para comprobar que la Subdelegación es «una institución necesaria e importante, independientemente del color político del Gobierno del Estado». Con experiencia política previa como alcalde socialista de Verín, asegura sentirse cómodo con la defensa de las partidas destinadas a Ourense pese al debate político generado. Ha tenido seis meses para escuchar las «demandas de la sociedad ourensana» a través de audiencias con diversos colectivos, peticiones que, asegura «se canalizan y se tramitan» desde la Subdelegación del Gobierno.

-¿Cree que se pueden defender bien estos presupuestos para Ourense?

-Creo que sí. El presupuesto es realista y racional porque contempló partidas que pueden ser ejecutables para iniciar proyectos que estaban paralizados o semiparados. No sería real poner un presupuesto que no tenga sustrato administrativo para poder ejecutarlo. Creo que no se han leído la letra pequeña ni la situación administrativa en la que dejó el PP algunos proyectos. Se han puesto partidas exactas para terminar la redacción de proyectos como el de la A-76. Y para la ciudad, hay 600.000 euros para el Museo Arqueolóxico y 500.000 euros para el archivo. Hay un presupuesto importante para el reafirmado de las carreteras nacionales. Se está poniendo encima de la mesa la mejora en la N-120, por los riesgos de seguridad vial en el tramo de Os Peares y el Alto da Guítara, y próximamente será una realidad. Mientras, estamos iniciando el repintado de todas las carreteras nacionales y autovías. Además, está la finalización del AVE. No son unos malos presupuestos. Esta anualidad completa muchas de las pretensiones de la ciudadanía de Ourense.

-¿Se encuentra cómodo en este debate político?

-Sí, porque tengo la conciencia tranquila de haber aportado el esfuerzo para que estas cosas se impulsaran. En el compromiso para que la provincia tenga las mejores infraestructuras estoy tranquilo. Entiendo la ansiedad de la gente del PP porque las cosas no hay que prometerlas, sino hacerlas.

-¿Cree que desde su puesto se puede influir en las propuestas?

-Por aquí pasaron alcaldes y colectivos de la sociedad ourensana. Desde la Subdelegación, sus demandas se canalizan y tramitan, desde aquí se impulsan. Trasladamos las demandas de nuestras competencias a las distintas unidades. No dejamos de ser el Estado, aunque no tengamos una partida presupuestaria para ejecutar.

-Entre esas demandas están las de más personal para los Cuerpos de Seguridad. ¿Hay alguna previsión de ampliar plantillas o cree que están bien cubiertas?

-Por muchos recursos de los que dispongas, aunque puedes tener más garantías, siempre puede haber déficit porque la seguridad es algo vital para los ciudadanos. La comisaría tiene 197 efectivos. En la Guardia Civil, hay 865 componentes y se calcula que podría haber 75 vacantes, que habría que cubrir para tener una ratio ideal. Pero eso no quiere decir que no estén bien atendidas las funciones que tienen encomendadas. El año pasado, recorrieron dos millones de kilómetros por toda la provincia. Hubo una reactivación de algunos delitos, sobre todo de tipo informático, porque cada vez hay más estafas o falsedades a través de Internet. Por parte de la Guardia Civil, el año pasado tuvo conocimiento de 1.358 posibles hechos delictivos, se investigaron 400 supuestos delitos y se detuvo a 242 sospechosos. Además, realizaron 1.861 auxilios y servicios humanitarios. Ello dice de la labor preventiva y de ayuda a la ciudadanía. En términos generales, los delitos muy graves son mínimos.

«Hay alcaldes que están demandando que se les cedan cuarteles en desuso para reconvertirlos»

El subdelegado afirma que no hay cambios previstos a corto plazo en el mapa de puestos de la Guardia Civil en la provincia, pero avanza que algún Concello sí ha solicitado tener las instalaciones de cuarteles que ya prácticamente no se usan. «Algunos cuarteles están en desuso y no tienen el mismo sentido que hace años; hay alcaldes que están demandando que se les cedan para reconvertirlos en centros sociales. Tendrían que dejar un local para servicio de la Guardia Civil. Tengo peticiones como la de Cortegada. Sobre cierres, no hay nada oficial. La Dirección General, de forma natural, centraliza servicios en las comandancias y desde allí distribuyen las patrullas».

-Una de sus medidas fue celebrar una jornada específica sobre violencia de género. ¿Cómo valora la situación del problema en Ourense?