En 1998 Adolfo Domínguez se enfrentaba a falsificaciones

En el año 1998 la empresa del diseñador ourensano afrontaba problemas por prendas elaboradas en Cataluña y el norte de Portugal


Ourense / La Voz

Adolfo Domínguez ya era, hace treinta años, un nombre de peso en el sector de la moda, una firma que sonaba con fuerza como sinónimo de calidad. Era una marca cada vez más conocida, entre otras cosas gracias a la muy exitosa campaña de «la arruga es bella». Ya empezaba a ser víctima de las falsificaciones, igual que ocurría con firmas que llevaban muchos más años en el sector. Era un signo del interés que despertaba. En Cataluña y en el norte de Portugal, contaba entonces La Voz de Galicia, se estaban haciendo falsificaciones de prendas del modisto ourensano. En Hospitalet de Llobregat se había detectado una red de fabricación y distribución de prendas confeccionadas de forma clandestina con etiquetas falsas prácticamente idénticas. Desde la empresa valoraban muy positivamente la actuación policial, que incluyó la detención de dos personas, la retirada de cientos de prendas listas para la venta, telas sin confeccionar y útiles para la fabricación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

En 1998 Adolfo Domínguez se enfrentaba a falsificaciones