La burocracia frenó la atención en el consulado móvil de Colombia

El vehículo estuvo cuatro horas paralizado al carecer de un permiso para la ocupación de la plaza Bispo Cesáreo


ourense / la voz

En la provincia de Ourense están censados, según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, un total de 568 colombianos. Para muchos de ellos el de ayer era uno de esos días que están marcados en rojo en el calendario, ya que se desplazaba hasta la capital provincial el consulado móvil del país sudamericano. No es que fuese, precisamente, una jornada agradable para salir a realizar papeleo. Pese a ello, los más madrugadores de los vecinos colombianos que residen en la provincia de Ourense ya se encontraban a las ocho de la mañana en el habitual punto de encuentro con el autobús que hace las veces de oficina del consulado: la praza Bispo Cesáreo.

La sorpresa llegó cuando el vehículo no pudo ubicarse en este emplazamiento, toda vez que desde el Concello de Ourense se les comunicaba que no contaban con el permiso necesario para estacionar durante toda la jornada en la céntrica plaza ourensana. A la espera de una solución, la delegación colombiana esperaba el visto bueno municipal en la parada de autobuses urbanos situada en la Alameda. Pasadas las once de la mañana, el número de colombianos que esperaban su turno para realizar el papeleo iba en aumento y superaba la treintena. El cabreo también subía. No era para menos, ya que como explicaba uno de los afectados, en caso de no poder realizar los trámites en ese consulado móvil tendrían que moverse físicamente a Madrid. Dos de los que esperaban a una solución se habían desplazado a Ourense desde Vigo, ya que no pudieron acudir el día señalado para la ciudad olívica. «De esta manera lo arreglamos pidiendo medio día libre en el trabajo. Si nos tenemos que desplazar hasta Madrid, perdemos toda la jornada además del coste del viaje», explicaba.

A las 11.30 horas, una patrulla de la Policía Local obligaba al autobús colombiano a moverse para la zona de las traseras de la plaza de Abastos, a la espera de que se solucionase la traba burocrática. El tiempo comenzaba a apremiar, ya que el consulado móvil suele atender a una media de unas 200 personas en cada una de sus visitas anuales a Ourense. Desde visados, certificados, pasaportes, cédulas o trámites del registro civil son algunas de las cuestiones que despachan y que no se resuelven, precisamente, con rapidez. «Atenderemos a todos, aunque nos den las doce de la noche», calmaba los ánimos un portavoz del consulado.

Sobre las 12.00 horas llegaba el visto bueno del Concello de Ourense y el autobús por fin ocupaba su lugar en la praza de Bispo Cesáreo para alivio de la comunidad colombiana.

Fuentes municipales explican que para dar la autorización a la solicitud son necesarios diversos informes y que, en este caso, nadie del consulado se puso en contacto el día anterior para verificar que el permiso estaba listo. Las mismas fuentes explican que, por deferencia hacia el Consulado de Colombia, se activó la agilización de los permisos que faltaban para conceder su instalación y evitar más molestias. «El problema no se hubiera dado si antes de trasladar el camión, los solicitantes se hubiesen puesto en contacto con antelación para comprobar que todo estaba correcto», concluyen.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La burocracia frenó la atención en el consulado móvil de Colombia