Los concursos de acreedores vuelven a repuntar en la provincia

Este año dieciocho empresas han recurrido al juzgado al acumular grandes deudas


La Voz / Ourense

La imposibilidad de hacer frente a los pagos y deudas con los acreedores sigue siendo una situación con la que conviven las empresas de la provincia. A pesar de que los años duros de la crisis económica parecen haber quedado atrás, el concurso de acreedores sigue siendo la herramienta a la que recurren muchos negocios en dificultades que tratan de buscar una nueva oportunidad bajo la tutela del juzgado.

Y, de hecho, este año se está viviendo un ligero repunte en este capítulo, lo que hace sospechar que las condiciones del mercado no son todavía las más favorables. Lo confirma el informe que ayer mismo publicaba el Instituto Nacional de Estadística, según el cual en el tercer trimestre del año solicitaron la tutela del juzgado nueve empresas. A ellas se suman las otras nueve que se han visto en la misma situación en los dos primeros trimestres. La cifra supera los 14 concursos contabilizados hasta septiembre del 2017, ejercicio en el que se constató el dato más bajo desde el inicio de la crisis. En los peores años, 2013 y 2014, se habían llegaron a alcanzar el medio millar de concursos, si bien desde entonces la tendencia había sido de descenso.

La textil verinense Saroni va a liquidación y deja en la calle a cuarenta trabajadores

s. martínez

Nuevo golpe para la economía verinense. Hace menos de un mes se anunció la pérdida de medio centenar de empleos por la liquidación de la histórica constructora Hermanos Carrajo; y ahora es la firma textil Saroni la que se autoliquida tras una decisión del juzgado de primera instancia número 4 de Ourense.

El proceso concluirá con el despido de 40 empleados de la factoría del polígono industrial de Pazos. La resolución de la autoridad judicial dictada el pasado 29 de octubre define «la imposibilidad de comercial textil Saroni Verín S.L. de dar cumplimiento al convenio aprobado por sentencia de 19 de julio de 2016 (la salida del concurso de acreedores en el que estuvo esa sociedad entre 2015 y 2016)». La jueza considera que «dicho convenio queda rescindido y se procede a la apertura de la fase de liquidación».

Seguir leyendo

Actividades administrativas y de servicios auxiliares, edificación y venta de automóviles son algunos de los sectores en los que prestan actividad las empresas afectadas por la insolvencia. Además, en la mayor parte de los casos los negocios acudieron al concurso voluntariamente.

Tres personas físicas se han declarado insolventes

La situación de insolvencia no solo afecta a empresas, sino también a particulares. Este año, de hecho, han sido tres los casos de este tipo registrados en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Ourense, que atiende los asuntos de orden mercantil. Son personas físicas, que ante la imposibilidad de pagar las deudas, contraídas en muchos casos tras encadenar varios créditos, solicitan concurso. Otro dato que desvela el INE es que las empresas que más han acudido al concurso durante este año son las que tienen más de 20 años y facturan anualmente menos de cinco millones de euros.

Repercusión local

Concursos de acreedores que solicitan empresas con sede social en otras provincias también tienen repercusión en la provincia de Ourense. Es el caso de la firma de moda infantil Pili Carrera, que desde el pasado mes de septiembre se encuentra bajo tutela judicial. Hace algunos días la firma presentó un plan de viabilidad en el que se contemplaba, entre otros puntos, la venta de los excedentes de fabricación para genera ingresos. La tienda de Ourense es una de las que, en estos momentos, está liquidando ese producto. Las previsiones a día de hoy son, eso sí, que la firma no tenga que reducir plantilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los concursos de acreedores vuelven a repuntar en la provincia