«Es importante hacer el testamento vital cuando se es joven y se está sano»

El especialista de Medicina Interna José López Castro aboga por esta práctica para evitar sufrimiento en el momento final


ourense / la voz

Todavía son pocos los ourensanos que disponen de lo conocido comúnmente como testamento vital -su nombre técnico es Documento de Instrucciones Previas-. El presidente del Instituto Auriensis de Bioética y médico internista, José López Castro, considera el escrito de gran importancia para evitar sufrimiento a la familia en el tramo final de la vida.

-Para los que todavía no lo conozcan, ¿qué es exactamente el Documento de Instrucciones Previas y para qué sirve?

-Consiste en un papel en que el otorgante, que es la persona que lo firma, expresa cómo quiere que se utilice y se gestione su cuerpo en los momentos finales de su vida. Es importante señalar que no puede ir en contra de la legislación vigente, por lo tanto de momento no se puede solicitar el suicidio asistido ni que se aplique la eutanasia. Pero lo que sí se puede solicitar es el destino de los órganos, si se quiere ser donante o no; el tipo de enterramiento, si se prefiere un nicho o una incineración; o señalar circunstancias concretas en las que no se quiera recibir ninguna medida extraordinaria. Un ejemplo sería el de sufrir un accidente tras el cual se sufre un coma vegetativo. Ahí se puede indicar que no se desea ser nutrido artificialmente. En el caso de las demencias también se puede optar por esta opción para los momentos finales.

-Es mejor entonces solicitar el testamento cuando uno tiene plenas facultades.

-Sí. No se debe hacer cuando a uno le acaban de diagnosticar una enfermedad grave. Ni mucho menos cuando uno empieza a sufrir despistes porque tiene algún tipo de demencia. Lo mejor es solicitarlo entre los 20 y los 30 años. Y no hay que tener miedo a hacerlo ya que se puede revocar en cualquier momento por escrito o verbalmente.

-Los inscritos como donantes de órganos pueden no ver respetada su voluntad final si algún familiar directo se niega a la extirpación de los órganos. ¿Respalda este documento su decisión?

-Si existe el testamento vital se debe respetar, por tanto los médicos quedamos cubiertos desde el punto de vista jurídico. Pero éticamente si un padre o una madre se niega en rotundo a que los órganos de su hijo se donen, no se suele hacer. Aunque lo que se refleje en el documento de instrucciones previas debiera ser de obligado cumplimiento. Y llegados a este punto es muy importante la figura del representante, que es la persona que hace valer lo que uno pide en el testamento vital. Es recomendable que se trate de una persona más joven que el otorgante y con unos valores similares a los del firmante para que prime la decisión del enfermo o fallecido. No puede ser, en ningún caso, un familiar de primer grado. Y un simple papel puede suponer un alivio enorme para la familia en el tramo vital. La gente se preocupa mucho de hacer testamentos para repartir los bienes materiales y poco de lo que quiere que se haga con su cuerpo llegada la hora de la muerte.

Noventa ourensanos tramitaron su documento de instrucciones previas

En lo que va de año un total de noventa ourensanos han presentado su Documento de Instrucciones Previas. Cuarenta de ellos son hombres y cincuenta son mujeres, según los datos facilitados por la Xunta. La mayor parte de ellos lo registraron a través de la jefatura territorial de Ourense, aunque también es posible solicitar el documento a través de la Consellería de Sanidade o ante notario -y sin necesidad de testigos al contrario de lo que se requiere por el procedimiento ante funcionarios públicos-. Los noventa ourensanos se suman, así las cosas, a los 650 que figuraban hasta el año pasado en el registro del Servizo Galego de Saúde.

En la provincia 130.000 personas tienen contratado un seguro de decesos

Tras el seguro de automóvil, es el que más se contrata. Y por eso las compañías asumen los gastos de seis de cada diez sepelios. El seguro de decesos tiene una importante penetración en España pero con destacadas diferencias entre las diferentes provincias. Así, en Ourense es del 45 % frente al 29 % de Lugo, por un lado, y el 53 % de A Coruña y el 60 % de Pontevedra por otro. Así se desprende de los datos de la Asociación Empresarial del Seguro que realizó un estudio sobre el número de pólizas contratadas durante el 2017. En la provincia son 130.449 las personas que, durante el pasado año, mantuvieron un seguro de decesos, con el que se cubren los gastos de los servicios funerarios. En ocasiones, la cobertura va más allá del entierro en sí y se ofrece a las familias asesoramiento jurídico y atención psicológica. El número de ourensanos con seguro de decesos se incrementó ligeramente, casi un 2 %, con respecto al 2016.

La provincia está en la media española, con su 46 % de penetración, lejos del 86 % de Cádiz y del 18 % de Melilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

«Es importante hacer el testamento vital cuando se es joven y se está sano»