Las sociedades Carrajo deben unos 200.000 euros a sus empleados

La CIG solicitó al administrador concursal una copia de las deudas con cada trabajador por parte de Construcciones Hermanos Carrajo


verín//lavoz

Las dos sociedades vinculadas a Construcciones Carrajo, declaradas en proceso concursal voluntario desde el pasado mes, deben, según fuentes del sindicato CIG más de 200.000 euros a su medio centenar de empleados. Esta central remitió formalmente al administrador concursal una copia de los débitos con cada empleado por parte de la sociedad matriz, Construcciones Hermanos Carrajo.

En ese escrito, la central propone incluir esas cantidades en las listas de créditos contra la masa y de acreedores concursales. Otra de las finalidades de la comunicación es que el Fondo de Garantía Salarial tenga constancia oficial de estos débitos.

Por eso, la CIG solicita que se expida la certificación concursal de que se han incluido los créditos laborales y su cualificación en las listas crediticias del concurso. Con esa certificación oficial, se quieren presentar al Fogasa las solicitudes de prestaciones que correspondan a los trabajadores.

Los adeudos se refieren a sueldos atrasados de unos cinco meses en la mayoría de los casos y a pagas extraordinarias no abonadas, según la comunicación de la central.

Otra de las consecuencias del escrito es que la autoridad judicial tenga constancia del carácter de pago preferente de estos adeudos con respecto a los otros acreedores.

Los trabajadores definirán en los próximos días el inicio de movilizaciones para reclamar soluciones a la difícil solución de la empresa. Todo apunta a que el administrador concursal podría remitir en breve un escrito a la jueza, en el que solicite la liquidación de las dos sociedades, al no ser viables desde el punto de vista económico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las sociedades Carrajo deben unos 200.000 euros a sus empleados