El COB careció de referencias exteriores ante el Obradoiro

Los ourensanos solo aguantaron hasta el descanso


OURENSE / LA VOZ

Test importante para sacar las primeras conclusiones del renovado COB para la presente temporada. La derrota abultada derrota ante el Obradoiro en un partido que duró hasta el descanso, dejó sensaciones positivas como la excelente dirección y visión de juego de Pepo Vidal, la intensidad, espectacularidad y poderío interior de Masters y la capacidad de mantener hasta veinte minutos de buen nivel defensivo del equipo como bloque y otras negativas que comienzan a ser realidades para corregir lo antes posible como la incapacidad para anotar desde el 6,75 o la nula aportación de dos jugadores que deben ser pilares en el equipo como Ott o Rozitis, que llegaron claramente fuera de forma y la importancia capital de la falta de Zamora al estar con su selección.

Pero el primer tiempo del COB dejó detalles para el optimismo cuando dirige Pepo Vidal y es capaz de ver lo que otros no ven y a gran velocidad, cuando al equipo le aguanta el físico para mantener un nivel defensivo para poner en dificultades a todo un equipo ACB y cuando Watson ofrece las mismas excelentes sensaciones de la primera fase de la Copa Galicia por su espectacularidad, con mate a pase de Pepo Vidal para el recuerdo, su poderío reboteador y innegable intensidad defensiva. El pívot americano firmó 10 puntos, 11 rebotes, 2 mates, un tapón en los 15 minutos de juego para un total de 20 de valoración al descanso, números incuestionables de la relevancia que tendrá para el equipo de Gonzalo García. Has ahí, a pesar del 0 de 9 en triples y el 8 de 21 del Obradoiro en esa faceta, el equipo cobista competía de igual a igual y hasta el comienzo del segundo cuarto hasta con el marcador igualado.

El despertar obradoirista desde el triple, con cuatro triples consecutivos abrió la veda de lo que sería 20 minutos para olvidar. Se pasó de un 15-15 a falta de 7.20 para el final del segundo cuarto a un 37-66 para finalizar el tercer cuarto en un parcial demoledor de 51-22 y todo ello porque el equipo de Moncho Fernández plasmó sobre la pista su aplastante superioridad física y una intensidad defensiva imposible de igualar para el COB y sacó a relucir su potencial desde el 6.75, mientras los ourensanos se desangraban con un ridículo 1 de 19 en triples al finalizar el partido, o lo que es lo mismo un 5% de acierto.

Los dos últimos cuartos solo sirvieron para que todos los jugadores dispusieran de minutos y para impedir que la buenas sensaciones del primer tiempo no se plasmasen en mayor competitividad y mejores sensaciones finales.

?Pepo Vidal (2), Ott (3), Sergio Rodríguez (8), Van Wijk (5), Rozitis (1) -quinteto inicial-, Jorge López, Stefanuto, Molins (7), Diego López, Javon Masters (6), Muratovic (6), Watson (11).

?

Sabat (2), Navarro (3), Vasileiadis (11), Llovet (11), Brodziansky (21) -quinteto inicial-, Simons (23), Stephens (4), Brais Losada (1), Pepe Pozas (3), Laksa (5), Alexei Pérez.

Parciales por cuartos: 13-14,

14-21, 10-31, 12-18.

Árbitros: Vicente Bultó, Jorge Martínez y Jacobo Rial. Eliminaron por faltas personales a Ott.

Incidencias: A Raña, unos trescientos espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El COB careció de referencias exteriores ante el Obradoiro