El proyecto para degradar toallitas de dos ourensanos, más cerca del «Nobel»

Los estudiantes se encuentran esta semana en Estocolmo presentando su trabajo


ourense / lA voz

Los dos ourensanos de primero de Bachillerato, Miguel Aragón Fernández y Miguel Sequeiros Doval, del colegio Maristas sabrán hoy la posición en la que han quedado en el Stockholm Junior Water Price. Se trata de un concurso que estos días se desarrolla en la capital de Suecia y que premia proyectos de investigación de todo el mundo relacionados con el agua y la sustentabilidad del planeta.

La investigación que estos dos jóvenes han llevado a cabo versa sobre un innovador método ecológico que degrada las toallitas higiénicas de un modo más rápido. Su trabajo se inspira en estudios recientes que se han desarrollado en las universidades de Cantabria y Cambridge, en las que se demuestran las potencialidades de un gusano que es capaz de descomponer el polietileno de forma natural, ingiriéndolo.

Pero los ourensanos no se han quedado solo con el resultado de dichas investigaciones, sino que han dado un paso más. Consiguieron demostrar que este animal también es capaz de degradar los compuestos derivados del contaminante polietileno sin generar contaminantes ni afectar al ciclo vital de este ser vivo y evitando así que se acumulen en las tuberías o terminen afectando a la calidad del agua. Al desecharlas, estas taponan las tuberías y las depuradoras tienen que procesarlas manualmente; lo que supone un gasto público considerable. El objetivo de Stockholm Junior Water Prize -que cada año recibe más de 10.000 proyectos de jóvenes de entre 15 y 20 años de todo el mundo- es premiar grandes ideas que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas mediante la mejora de la calidad del agua, la gestión de los recursos hídricos, la protección de este recurso o el tratamiento del agua, ya sea potable o residual.

Un jurado de expertos internacionales, que decidirá cuál es el proyecto ganador, entrevistó al equipo español -y al resto de grupos de los 34 países que ya han ganado las fases nacionales en sus respectivos lugares de origen- para conocer en profundidad las características del trabajo y cómo y cuándo se podría poner en marcha su proyecto.

El equipo ganador recibirá 15.000 dólares y un diploma y se llevará el orgullo de contribuir con su proyecto a mejorar la calidad del medio ambiente.

Mientras no se conoce quién se alza con el primer puesto, los ourensanos y su tutora Lydia Castro están conociendo al resto de jóvenes que participan en el certamen y los proyectos innovadores que han presentado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El proyecto para degradar toallitas de dos ourensanos, más cerca del «Nobel»