«El libro de texto ya no es un negocio como hace diez años»

Las librerías han visto reducirse las ventas de libros de texto desde que la Xunta puso en marcha el préstamo

Moncho Martínez regenta la librería Tanco
Moncho Martínez regenta la librería Tanco
m. C.
Ourense / La voz

Un nuevo curso escolar está a la vuelta de la esquina. En menos de una semana llega septiembre y con él los últimos preparativos para la vuelta al cole. Los libros de texto suponen uno de los principales gastos para las familias que no pueden acceder al préstamo que proporciona la Xunta de Galicia. Los cursos de Infantil y 1º y 2º de Primaria se quedan fuera de la ayuda por ser libros fungibles, en los que se tiene que escribir. Los precios de los ejemplares en este momento rondan los 35 euros para Infantil y 50 euros para los de Primaria. Las librerías tan solo tienen demanda de siete de los quince cursos que hay y las ventas no hacen más que disminuir. Un descenso que afecta de pleno a las cuentas de los negocios de la ciudad. Y aunque siguen manteniendo su oferta, la vuelta al cole ya no es un elemento central en su facturación anual.

«El que vivía del libro de texto y no se adaptó al cambio lo va a pasar muy mal», asegura Emilio Virgoso, de la librería Platero. En su caso, hace ya muchos años que nota el descenso de las ventas. «El libro de texto ya no es un negocio como hace diez años, ahora solo es un elemento más que ofrece la librería. Antes podía llegar a suponer casi el 50 % de las ventas de todo el año», aclara. Ahora, para Emilio, los libros constituyen un 15 % de la facturación anual.

Dentro de un tiempo el proyecto Abalar -que supone la implantación de las nuevas tecnologías en la práctica educativa de Galicia- se implementará en todas las aulas de la comunidad, dejando en un segundo plano al papel. Malas noticias para estos negocios. Pero el principal problema con el que se encuentran en este momento es el préstamo de libros, porque aunque la venta de segunda mano afecta, no lo hace tanto como este relevo generacional entre cursos del mismo colegio y los grupos de padres que se intercambian los libros de sus hijos. «Los libros de texto no se cambian cada curso, entonces por lo general no hay demasiada demanda», explica Javier Ibáñez, regente de Eixo. Los manuales de Primaria y de la ESO ya no se venden por este mismo motivo, la única oferta que hay en el mercado es de algún padre que prefiere que su hijo tenga los libros nuevos. «Además, los precios de los libros se han disparado y las grandes editoriales han bajado el porcentaje de descuento que aplican. Antes teníamos un 35 % y ahora nos hemos quedado en un 20 %», comenta Virgoso. Estos negocios viven una situación insostenible, según dice Moncho Martínez, de Tanco. «Las ventas han bajado mucho y a nuestros locales se los están sacando de encima. Todos los años cierran muchas y nadie hace nada por salvarlas, miran para otro lado», afirma Martínez.

El papel de las familias es crucial. Muchos pueden disfrutar de los préstamos, ya que se encuentran en cursos altos de Primaria o bien están en la ESO, como es el caso de la familia de Isabel y Sergio, ourensanos que acceden al préstamo de la Xunta de libros de texto desde 2º de Primaria. «Nunca hemos tenido que comprar libros, tan solo en Infantil o en los que había que escribir, como los cuadernillos», comenta Isabel. Otro caso muy diferente es el de Juan y Bea. Su hijo comienza educación infantil y su hija pasa a 1º de primaria y no hay préstamo para ellos. «Compramos los libros para los dos niños, más o menos nos gastamos unos 400 euros», explica Bea. Saben que a partir de 3º de Primaria podrán acceder al préstamo, pero mientras tendrán que continuar comprándolos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«El libro de texto ya no es un negocio como hace diez años»