A Limia teme a la polilla

Medio Rural intensifica los sistemas de trampeo en fincas y los controles en almacenes para prevenir la llegada de la plaga de la couza guatemalteca a la mayor comarca patatera de Galicia

.

El protocolo de medios de erradicación contra la plaga de la polilla guatemalteca en la comarca agrícola más importante de Galicia, A Limia, fue puesto en marcha por la Consellería de Medio Rural. Estas actuaciones vienen reflejadas en un plan global contra esta plaga en Galicia. La base de estas iniciativas son los sistemas de trampeo.

A lo largo de la provincia ourensana hay establecidos dos modalidades de estas trampas. «Dunha banda, unha liña de trampas situadas cada 5 kilómetros nos municipios lindeiros coa provincia de Lugo, para poder obter unha detección precoz en caso de dispersión natural da praga. Trátase dunha especie de cinto de seguridade», indicaron fuentes de la consellería.

«No caso concreto da comarca da Limia e nas zonas próximas hai instalada unha rede de trampeo de aproximadamente cinco por cada 5 kilómetros en parcelas de produción de toda a comarca», manifestaron estas fuentes.

Estas trampas son instaladas sobre el terreno y «tamén en almacéns comercializadores da comarca da Limia. Trátase dun importante reforzo nesta zona por ser a principal comarca produtora de pataca de Galicia. Todas estas trampas de seguimento e control son mantidas e revisadas periodicamente, repoñendo feromonas específicas e remitindo capturas ao Laboratorio Fitopatolóxico de Galicia (Lafiga), dando todas elas resultado negativo á couza guatemalteca», según Medio Rural.

Otro aspecto fundamental es el de la divulgación y la información pública a los sectores implicados. «Levouse a cabo unha serie de xuntanzas co sector e o consello regulador da IXP Pataca de Galicia, co que se está en permanente contacto, así como charlas para todos os veciños en relación as labores de prevención e loita contra esta praga de corentena», según la Xunta. Hasta el momento se han organizado conferencias nos concellos de Xinzo de Limia, Sandiáns, Trasmiras, Rairiz de Veiga, Vilar de Barrio, Baltar, Sarreaus, Calvos de Randín, Vilar de Santos, Os Blancos e Porqueira.

El temor a lo que sería una auténtica catástrofe para el sector primario que sustenta a la economía limiana provocó diferentes reacciones ante las medidas planteadas por la Xunta. La secretaria xeral del Sindicato Labrego Galego, Isabel Vilalba, urgió a la Consellería de Medio Rural a informar con amplitud de la situación de la plaga de la polilla. «Non hai un coñecemento da magnitude deste problema no sector e existe unha grande desconfianza respecto ao seguimento da praga e o programa de control e medidas para erradicala», planteó. Vilalba apostó por un aumento del trampeo y de los puntos de información sobre esta plaga en todo el territorio y una mayor transparencia por parte de Medio Rural.

Lucro cesante

En opinión Vilalba, «está en xogo a produción de pataca en toda Galicia. En canto ao programa de indemnizacións reclamamos un alza nas mesmas. Hai que ter en conta que debe cubrirse o lucro cesante dos labregos. Isto é especialmente relevante naquelas explotacións nas que unha parte importante dos seus ingresos dependen directamente do cultivo do tubérculo ao longo do ano».

Estas valoraciones del SLG fueron planteadas directamente ante la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, en una reunión en presencia de la directora xeral de Industrias Agroalimentarias, Belén do Campo.

Desconfianza

La intranquilidad sobre la posibilidad de que la plaga pueda llegar A Limia se mantiene desde hace más de un año. El presidente de la asociación de productores de patata antelanos, Amador Díaz Penín aventuró que esa eventual contaminación en un territorio con una producción media anual de 120 millones de kilos, sería «una auténtica desgracia y la comarca antelana se hundiría completamente. No habría forma de que nuestra agricultura saliera adelante». Díaz expuso que, pese a los esfuerzos de la Xunta, la plaga llegó a Galicia procedente de Canarias y que el territorio canario queda mucho más lejos de la comarca antelana que A Mariña lucense o el norte de la provincia coruñesa, donde la plaga ya se ha expandido.

El presidente del Consello Regulador de la IXP Pataca de Galicia, con sede en Xinzo desde hace tres décadas, Guillermo Budiño, consideró válidas y eficaces las medidas llevadas por Medio Rural y se mostró confiado en que plaga no acabe afectando a las tierras antelanas.

La Xunta afirma que los controles para evitar la llegada de la plaga a A Limia se realizan «tamén en almacéns comercializadores da comarca da Limia. Trátase dun importante reforzo nesta zona por ser a principal comarca produtora de pataca de Galicia».

Una patata afectada por la polilla guatemalteca, en una explotación de A Coruña. FOTO

El presidente de la asociación de productores de patata de la comarca antelana, Amador Díaz, considera que «si la pulga llega aquí será una auténtica desgracia y la comarca antelana se hundiría completamente, no habría forma de salir adelante».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A Limia teme a la polilla