El legado del Ourense llega a la Tercera División en tan solo cuatro años

Tercera División La escuadra rojilla amarró el campeonato en su mano a mano con el Atios

La UD Ourense celebra el ascenso Los ourensanos empataron a cero con el Atios

atios / la voz

Era una final, a cara cruz y en territorio adverso. La UD Ourense suele salir airosas de esas lides y lo hizo ayer una vez más, para celebrar su cuarto ascenso consecutivo en Atios, después de más de noventa y cinco intensos minutos y un trabajado 0-0.

Los primeros lances del encuentro transcurrieron con el respeto mutuo de dos conjuntos que se jugaban mucho en el envite y fueron capaces de sostener una rigidez táctica encomiable en un ambiente demasiado emotivo. Alfredo fue el primero en soltar a su marcador y sorprender con un misil que rechazó en corto Vitas y Vieytes embocaba en la portería, una acción invalidada por fuera de juego.

La siguiente oportunidad fue otra vez de los ourensanistas, cuando Jony bajó bien un balón en el área y el portero envió a córner, al achicarle espacios en una rápida salida. La polémica se reiteró tras el lanzamiento de esquina, porque Alfredo recibió en corto y su centro fue desviado con la mano por un zaguero, sin que el colegiado estimara voluntariedad.

A partir de ahí, se fue estirando el cuadro local, que tuvo una ocasión de oro, cuando Leandro habilitó a Rubio y Pato le sacó el remate. De ahí a la pausa intermedia, solo destacó un remate de Jony que repelió Vitas, sin que Luis lograra empalar bien el balón que le caía en los pies.

Los ourensanistas intentaron repetir la salida al campo en el segundo acto de la final de un torneo a 38 jornadas. Alfredo envió fuera por escasos centímetros otro de sus conocidos obuses, pero a medida que avanzó el cronómetro -cuesta abajo para los visitantes-, el Atios intentó rebelarse de algún modo y fue ganando protagonismo en la medular, con Malam como faro. El corazón le dio un vuelco a la afición local cuando Rubio cuerpeó bien con Josu y se plantó solo delante de Pato, a que salvó con una vaselina que no entró gracias al esprint de Corzo, capaz de evitar el gol cuando el cuero se colaba.

Las fuerzas flaqueaban y los de Currás se salían con la suya. Jony y Vieytes pudieron sentenciar y Rubio cabeceó fuera un centro lateral, cuando se enfilaba un último cuarto de hora que solo acercó un poco más a los ourensanistas al júbilo absoluto. El alirón era cuestión de minutos y el legado del Ourense brilla.

?Vitas, Davo, Carminati, Christian, Sombri, Malam, Joni, Stefan (Berto Castiñeiras, min. 81), Rubio, Víctor Besada y Leandro (Cora, min. 61).

?

Pato, Josu (Fran, min. 65), Codeso, Pablo Corzo, Vieytes, Germán, Luis González, Jony, Alfredo (Presas, min. 73), Rubén Durán (Aitor, min. 86) y Hugo (Omar, min. 93).

Árbitro: García Gómez, del comité de A Coruña. Amonestó con tarjeta amarilla a Vitas, Carminati, Sombri, Stefan y Víctor Besada por los locales y a Germán, Luis González, Alfredo, Rubén Durán y Omar por los visitantes.

Incidencias: Ambiente de gala en O Carballo, con más de 1.500 espectadores y un comportamiento ejemplar de las dos aficiones, si bien las fuerzas de orden público tuvieron que asegurar la salida de los colegiados al final del choque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El legado del Ourense llega a la Tercera División en tan solo cuatro años