La pirueta conceptual de Maec

Piernetas, pinturas e instalaciones, en el centro cultural Marcos Valcárcel

.

ourense

«Si vamos por el camino fácil nunca cambiaremos», Marina Abramovic.

El arquitecto y artista Maec a través de una travesura plástica en forma de Pierneta presenta una pirueta visceral que convierte en símbolo iconográfico de revulsivo social antisistema. Aguda

crítica a la actual crisis de valores y humanidad de la sociedad que hemos construido. Mantiene el carácter irreverente del Cabaret Voltaire, germen del Dadaísmo, movimiento que trascendió por su crítica a los valores tradicionales como la expresión del Antiarte y azote anti burgués.

Sensibilidad intuitiva que parte del Garabatismo con singular fuerza y vitalismo, erotismo frenético, gracia lúdica y desenfado cromático con sensación de fermentación inconclusa de los grafismos, menos lírica que en Twombly y más próxima en la carga filosófica-satírica de los tags de Basquiat, que en su primera etapa utilizó el seudónimo SAMO (Same Old Shit) desde donde enviaba mensajes crípticos como: «SAMO salva idiotas», «SAMO pone fin al lavado de cerebro religioso, la política de la nada y la falsa filosofía», subcultura urbana con voluntad de reforzar la identidad y critica a un sistema que resulta adverso, expresión del desencanto que provoca una superestructura globalizada y capitalista.

A través de la Pierneta, Maec representa la cartografía de una afectividad en disconforme inconformismo. Libertad extensa y vitalidad tan incontenible como inesperada como la de Basquiat o

Rimbaud.

En su obra apreciamos múltiples referencias: desde el Expresionismo abstracto en los trazos gestuales de Kline, Pollock o DeKoonig a los combine-paintings de Rauschenberg, el ART BRUT de Dubuffet y el Arte Póvera en la reutilización de los materiales: cartón, papel, también denominado Arte del reciclaje propio de la cultura popular con una unidad plástica que integra figuración y Post-Pop de transvanguardia.

Maec se presenta como el antagonista de la tradición para expresar a través de su peineta con forma de extremidad femenina, la imagen de una sociedad en crisis, hastiada e hipócrita que carece de empatía, enferma de angustia y frivolidad, caricatura del mundo contemporánea a través

de estas elásticas, cromáticas y ágiles Piernetas que nos dirigen irreversible y vertiginosamente hacia el precipicio de lo apremiante.

Las imágenes subversivas de Basquiat como ráfagas mentales, mestizaje cultural y concepto

neoexpresionista son también el lenguaje que Maec reutiliza con un arte apasionante de accidentes en los que la palabra se transforma en gesto y este en mensaje contracultural que tambalea los cimientos de una cultura establecida y política, patrocinada, burocratizada e instalada en un sistema parásito y globalizado que antepone la marca a la calidad, el arte institucionalizado a la libertad creativa y los intereses de mercado, galerías y otros circuitos ajenos al artista, al interés plástico.

Propone la provocación mediante la acción y la imagen utilizando un discurso que transforma la incorrección del gesto en expresión plástica, tomando conciencia de las reivindicaciones que genera un mundo de capitalismo atroz y recoge las funciones y disfunciones del espacio urbano.

La Pierneta se transforma en icono y metáfora que reacciona ante la pasividad cultural, el

peso de las superestructuras y el colonialismo económico de la sociedad contemporánea de valores en constante redefinición, representación de un pensamiento post-estructuralista en la línea de

Foucault o Lacan. Esta crítica se articula a través de la ironía y la simulación deconstruyendo los esquemas del arte tradicional que se refuerzan por estrategias visuales y comunicativas de la cultura de masas.

El arte permite como lenguaje poético una reflexión sobre la alienación o no de nuestra cultura y desde un planteamiento conceptual no políticamente correcto en la reconstrucción de una sociedad equivocada y herida mediante un ejercicio de análisis e introspección que a través de las experiencias del propio artista se traduce en arte social.

La Pierneta de Maec mantiene el aspecto inaprehensible del objeto sólido y material en la experiencia cotidiana, elemento iconográfico convertido en símbolo femenino del que parecen emanar todas las tensiones del cuadro sobre la superficie mutilada como representación hipertrófica de la extremidad inferior con la fuerza arquetípica que totemiza en su fusión vitalista y frenética con un paisaje urbano. El artista inaugurará la próxima semana otra muestra en la Galería de arte Tony Ferrer en la que despliega su torrente artístico y su visión existencialista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La pirueta conceptual de Maec