«Temos dereito a estudar e a traballar, a querer e a divertirnos»

Fina Ulloa
fina ulloa OURENSE / LA VOZ

OURENSE

F. Ulloa

Las personas con síndrome de Down se concentraron para exigir su espacio social

22 mar 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

«Hoxe queremos dicir ben alto e ben claro que a diversidade é clave no desenrolo dunha sociedade; queremos que a xente comprenda que a diversidade nos fai crecer e ser mellores. As persoas con síndrome de Down sentímonos orgullosas de ser como somos e do que podemos aportar á sociedade»». Con estas palabras iniciaba Cristina Abadín López, una ourensana de 35 años, el manifiesto elaborado para conmemorar la celebración del día mundial dedicado a las personas con una copia extra del cromosoma 21; tres en lugar de los dos habituales. Que esa alteración -que está en la base de lo que se conoce como síndrome de Down- no les prive de los derechos que como cualquier persona tienen, es la batalla en la que están inmersos vecinos como la propia Cristina o como su amiga Verónica Pardellas Soto que ahora mismo está preparando las oposiciones para ordenanza dentro de la convocatoria de la Xunta. Esta joven de Arnoia asegura que también le gustaría desarrollar profesionalmente otra pasión: «la cocina; cocinar es algo que me encanta; quizá porque vengo de tierra de pimientos», bromea. Verónica explica que ha optado por intentar una plaza fija «porque para mí es necesario para mi desarrollo personal conseguir un trabajo establea y como ya estuve en prácticas con esa misma labor en la Diputación, creo que no me resultará difícil, aunque salen muy pocas plazas», puntualiza.

Tanto Cristina como Verónica son miembros de Down Ourense, el colectivo que ayer promovió una concentración frente al Concello de Ourense precisamente para visibilizar socialmente a estos ourensanos que reclaman su espacio y su autonomía.

Precisamente el desarrollo de la autonomía personal es el eje sobre el que pivotan todos los servicios de esta entidad que adapta esa máxima a cada una de las etapas de la vida. La integración laboral uno de sus objetivos primordiales. Este está siendo, en ese sentido, un buen año para Down Ourense, según reconocía su gerente, Susana Rodríguez, que recordaba que en estos momentos hay 11 usuarios de esta asociación con contrato en vigor. «Para nosotros es una cifra histórica; nunca tuvimos tantos a la vez. Incluso hay uno en dos empresas porque son jornadas reducidas, una de 14 y otra de 8 horas, y eso le permite compatibilizar», apuntaba Rodríguez Moreiras. La gerente recuerda que la inserción laboral es también un punto que sirve para ayudar a las familias «a perder el miedo y a dejar a sus hijos más autonomía». Una independencia que la asociación trabaja no solo desde ese aspecto, sino fomentando la autogestión del ocio y del uso del espacio social.