Del paseo diario al misil teledirigido para vencer al cáncer

Las Charlas Saludables repasaron las mejores estrategias de prevención y tratamiento de la patología oncológica


ourense / la voz

«Voy a empezar con una buena noticia: más del 35 % de los casos de cáncer se pueden prevenir». Con esta frase inició ayer la médica de familia Nieves Alonso Docampo su intervención en una nueva jornada de las Charlas Saludables, que organiza La Voz de Galicia en colaboración con profesionales del área sanitaria ourensana, y que en esta ocasión tenía como protagonista la patología oncológica.

La facultativa se propuso que el público no actuase solo de oyente y se empeñó en convencer a los asistentes para reducir ese porcentaje de riesgo en sus propias carnes. Para ello repartió un folio con una especie de guion de compromisos personales, con ejemplos y recomendaciones que les animó a cumplimentar. «No se retrasen, póngale fecha», señalaba en alusión a una de las casillas del papel tras repasar los datos existentes sobre la incidencia de ciertos hábitos cotidianos en la generación de esta enfermedad. Alonso Docampo no escatimó en datos para fijar en la mente de los asistentes a la charla los doce elementos que influyen en el aumento de las posibilidades de tener un cáncer, empezando por el tabaquismo y siguiendo por la dieta inadecuada, el alcohol, la obesidad, la exposición a la radicación ultravioleta o a otros agentes cancerígenos como el amianto o el gas radón. En cada capítulo repasó los distintos tumores que puede generar cada uno de esos elementos a los que el ser humano se expone, en la mayoría de los casos, voluntariamente y a pesar de ser consciente del riesgo. En el ámbito de la prevención recordó también que la lactancia materna «reduce un 4 % el riesgo de cáncer de mama por cada doce meses que se amamanta»; así como el papel que vacunas como la de la hepatitis B o la del papiloma humano, tienen en la disminución del cáncer linfático y el de cérvix.

La segunda parte de Jesús García Mata repasó, también de forma amena de casos reales, cómo ha cambiado el abordaje de esta enfermedad en los últimos siete años. El jefe de oncología del CHUO utilizó ejemplos basados en casos reales para ejemplificar la diferencia entre cómo se trataría cada tumor en ese momento y cómo se está haciendo en la actualidad y los resultados obtenidos con la llamada medicina de precisión. «La clave es que antes cuando veíamos un tumor lo veíamos desde fuera; sabíamos que había unas células allí pero no las conocíamos ni conocíamos cómo funcionaban; ahora les hemos puesto nombre, sabemos cual es su función y su comportamiento», explicó. El oncólogo repasó también el arsenal terapéutico y cómo ha ido cambiando en estos años de manera que, identificada la alteración, se pueden aplicar no solo medicamentos novedosos y teledirigidos para combatir una alteración celular concreta u otros destinados a enseñar al organismo a luchar desde dentro, potenciando su sistema inmune; sino diseñar la combinación de estrategias más adecuadas para las particularidades de cada paciente.

Mata recordó que cualquier paciente, sea cual sea el lugar en el que está siendo tratado en España, tiene acceso al mismo arsenal y que los especialistas de la sanidad pública pueden disponer de los nuevos fármacos tan pronto como finaliza el proceso administrativo que lleva aparejado la aprobación de su uso. A las ponencias siguió un animado turno de preguntas que acabó convirtiéndose en un coloquio sobre la importancia de la investigación y el impacto de la crisis en ese ámbito. En el debate también quedó de manifiesto que son necesarios más recursos humanos para que los profesionales de Atención Primaria dispongan de tiempo para el trabajo preventivo, pero también que es necesaria la implicación de otros sectores, como el educativo, en el fomento de hábitos saludables.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Del paseo diario al misil teledirigido para vencer al cáncer