El COB experimenta una metamorfosis en tan solo 26 días para salir del descenso

El equipo de Gonzalo García pasó de encadenar nueve derrotas a sumar cinco triunfos consecutivos


La presente temporada pasará a la historia del COB pase lo que pase en la misma solo por todo lo que ya se ha vivido. El presupuesto más bajo de la historia del club; un comienzo esperanzador en lo que a juego se refiere, pero que llevó a sumar una sola victoria en las primeras quince jornadas; malas sensaciones en las últimas nueve derrotas consecutivas; y, de repente, y en tan solo 26 días, pasar de ser el peor equipo de la categoría a conseguir la cuarta mejor racha victoriosa de la misma, con cinco triunfos que le llevan a salir de posiciones de descenso. El 30 de diciembre de 2017, con la victoria en Palma, cambió la historia de esta temporada para el equipo de Gonzalo García, que consiguió dar con la tecla antes de ese partido.

Fichajes

Rozitis y Zamora han dado otro aire al equipo tanto en la aportación estadística como en la de liderazgo y aspecto anímico. Entre los dos suman 29,4 puntos de media al ataque. Gracias a Zamora el equipo tiene un líder en pista en los momentos decisivos y con el letón ya controla el aspecto reboteador que era un lastre hasta su llegada. Además se unieron las recuperaciones de Ahonen y Uzas, que sin ser determinantes como se esperaba a principio de temporada, son un sustento anotador y de ayuda en la dirección, puesto que sigue estando debilitado.

Mejoría defensiva

Los números no dejan lugar a duda: la defensa es la principal clave del éxito del equipo. Antes de la llegada de los fichajes tenía la misma media anotadora que ahora (73,8). Lo que cambió fue la de puntos encajados que pasó de 80,6 a 76,3 y en concreto en los cinco últimos partidos que terminaron en victoria solo recibió 63,4 de media, quedando dos encuentros por debajo de 60 y como máxima anotación recibida, los 67 que anotó el líder Breogán. La única pega es la falta de regularidad en este aspecto en los partidos que debe corregirse en lo que resta, cuando cada error o cada minuto malo puede costar una derrota.

Rivales

La entidad de los rivales, que salvo Breogán, han sido todos los directos en la lucha por la permanencia también ha influido. Fueron equipos en problemas, ante los que minutos malos de juego no pasaron factura. Así, los cobistas casi dejaron patente que están hoy por hoy, con los fichajes, un peldaño por encima. Además han encadenado rachas negativas de derrotas que favorecieron la remontada (Clavijo, Palma y Barcelona B con tres, Huesca con cuatro e Iraurgi con siete).

Un final complicado

El COB hizo algo muy difícil como es conseguir depender de si mismo desde ahora, tener el average ya a dos rivales directos, conseguir que toda la liga tema jugar contra el equipo ourensano y provocar el nerviosismo en sus rivales directos que ya están fichando todos ellos. Pero todavía quedan sumar entre cuatro y seis triunfos en las 14 jornadas que restan y en las que el «efecto Pazo» debe ser decisivo, aunque el calendario como local no invita al optimismo al enfrentarse a rivales como Oviedo, Manresa, Prat o Castellón que luchan por el ascenso. La clave será llegar con opciones a las tres últimas jornadas en las que se puede jugar la permanencia con la visita a Barcelona, el partido en el Pazo ante Palma y la última jornada en Huesca, todos rivales directos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El COB experimenta una metamorfosis en tan solo 26 días para salir del descenso