Ourense tiene más accidentes laborales que Lugo pese a contar con menos empleo

La siniestralidad repuntó en la provincia en 2017, con ocho incidentes cada día


ourense / la voz

La prevención de riesgos laborales no es todavía una asignatura superada en las empresas de la provincia de Ourense. Los accidentes son, en pleno siglo XXI, una realidad con la que conviven a diario miles de trabajadores de distintos centros de empleo, víctimas de percances que en el mejor de los casos les supone una baja médica por un corto espacio de tiempo y, en el peor, la muerte.

Los datos no dejan lugar a dudas. La buena marcha del empleo, que está conllevando una reducción significativa de las cifras de paro, está coincidiendo con un repunte en la siniestralidad laboral, que hasta noviembre del año pasado se cifró en un 10 %. El dato más preocupante, el de las víctimas mortales. Entre los meses de enero y noviembre del 2017, último mes del que se tienen datos hasta ahora, perdieron la vida debido a un incidente ocurrido en horas de trabajo cinco trabajadores. El sector servicios fue escenario de dos de esos trágicos episodios, mientras que la construcción registró otros dos. El quinto fallecido prestaba servicios en la industria.

Y no solo se registró el año pasado un fallecido más que a lo largo del 2016, sino que además se incrementó el total de incidencias, contabilizándose 2.688 casos. El dato supone una media de ocho diarios y evidencia el problema que suponen para la provincia los accidentes laborales, ya que ese total superó al registrado en Lugo, donde hay más trabajadores. Ourense tiene, de hecho, el índice de incidencia media mensual de accidentes por trabajador más alto de toda la comunidad autónoma.

Eso sí, existe una lectura menos mala de los números y es la que demuestra que, pese a todo, más del 95 % de los accidentes son de carácter leve. De hecho, el año pasado solo 47 casos se salieron de este patrón, incluidos los mortales. Además, se contabilizaron 196 incidentes in itínere, de los que solo cuatro se consideraron de gravedad.

Uno de cada tres episodios en los que resulta herido un trabajador tiene lugar en empresas de la industria manufacturera

Los datos del Ministerio de Empleo, que actualiza en su página web los datos sobre siniestralidad laboral con más agilidad de la que lo hace el Issga (Instituto Galego de Seguridade é Saúde Laboral) en su observatorio online, ponen de manifiesto que la actividad laboral en la que existe un mayor riesgo es la industria manufacturera. Así, en este sector se contabilizaron 822 incidentes, casi un tercio del total de los contabilizados. El comercio al por mayor, con 363 casos, se sitúa como el segundo con los índices más altos, seguido por la construcción, con 343 accidentes registrados entre enero y noviembre del año pasado.

Alta es, aunque en niveles menos preocupantes, la incidencia de la siniestralidad laboral en la sanidad. En esa actividad, y siempre según la misma fuente, hubo el año pasado 324 episodios que se saldaron con un trabajador herido. La administración pública, lejos de lo que puede parecer, también es escenario de incidentes laborales y, de hecho, el año pasado se contabilizaron 200 casos en los centros de trabajo que las instituciones tienen en Ourense.

Hostelería y transporte de mercancías y almacenamiento registraron, entre las dos, 258 incidencias en horario laboral, mientras que la agricultura fue la actividad que desarrollaban otros 131 trabajadores heridos. Por contra, las actividades más seguras fueron las financieras o de seguros y las del hogar.

Falta cultura preventiva

«Preocupanos a percepción de que haxa certa relaxación neste tema», aseguraba ayer mismo Anxo Pérez Carballo, secretario comarcal del sindicato CIG, que considera que la recesión económica que se ha vivido en los últimos años ha sido la excusa de muchas empresas para retomar la idea de que la prevención laboral supone un gasto. «Un dos apartados nos que máis se recortou nos últimos anos foi no da prevención», advierte el sindicalista, que relaciona también el incremento de los accidentes laborales que se está constatando en la provincia de Ourense con la precarización del mercado laboral. «Estanse firmando contratos por días, por horas e case por minutos, e iso está creando unha inestabilidade absoluta e redunda tamén na prevención», dice.

Recuerda Pérez Carballo que además de la siniestralidad se deben tener en cuenta las enfermedades profesionales, que, asegura, «moitas veces non queremos ver ou incluso frivolizamos con elas». Pone como ejemplo el problema del gas radón que se ha detectado recientemente en el Concello de Ourense, asegurando que es un caso sobre el que se debe actuar de forma contundente. «Chegamos tarde a todo e iso é porque non temos una cultura preventiva, é unha materia pendente», advierte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ourense tiene más accidentes laborales que Lugo pese a contar con menos empleo