Bajan los divorcios en Ourense pero no el trabajo del juzgado de familia

El año pasado se presentaron en el partido judicial ourensano 302 demandas


ourense / la voz

El número de demandas de divorcios contenciosos presentadas en el partido judicial de Ourense cayó en 58 casos el año pasado con respecto al 2016. Fueron 125 demandas de disolución matrimonial sin acuerdo entre las partes las que se presentaron en Ourense entre enero y diciembre del 2017. El año anterior habían sido 183 las demandas de divorcios contenciosos. En cambio, hubo más divorcios de mutuo acuerdo, 177, por 172 del año anterior. En toda la provincia, según los datos estadísticos del Consejo General del Poder Judicial, que recogen las demandas hasta el tercer trimestre del 2017, hubo 232 divorcios consensuados hasta septiembre y 181 no consensuados.

Es un número significativo de casos menos, siguiendo la tendencia nacional que muestra un descenso del número de divorcios, tanto consensuados como no, en el segundo y tercer trimestre del año. Sin embargo, la reducción en este tipo de asuntos no alivia la carga de trabajo del juzgado del partido judicial de Ourense encargado de llevar este tipo de demandas, el de Primera Instancia número seis de la capital.

Y es que, aunque este juzgado es el encargado de tramitar los asuntos de familia -entre ellos los divorcios y todo lo que conllevan: modificaciones de medidas, guardias y custodias, pensiones de alimentos (también entre parejas no casadas)- no se dedica en exclusiva a ello. También se ocupa de las incapacidades -en aumento significativo desde el año 2009- o los internamientos en residencias, que conllevaron 700 asuntos el año pasado en el partido judicial de Ourense por la cantidad de geriátricos que existen, entre otros temas, como divisiones de herencias o la jurisdicción voluntaria.

Fueron 1.920 asuntos los que entraron en el Juzgado de Instancia número 6, cuya titular es la magistrada Laura Guede Gallego. Ante este volumen de asuntos, la jueza manifiesta: «Las estadísticas dicen que los divorcios han bajado, el trabajo en el juzgado, no». En su juzgado, ni siquiera nota un descenso notorio en el número de demandas. Porque incluso los divorcios de mutuo acuerdo incluyen modificaciones de medidas. La mayoría de las rupturas, según la experiencia de la jueza, no son conflictivas, aunque sí hay un quince por ciento de los casos que requieren «mucho trabajo».

Los cambios legislativos, que tienen el objetivo de reducir plazos, ayudarían a agilizar los procedimientos si las oficinas judiciales tuviesen más medios y personal. «Si se reducen plazos pero no nos ponen personal es imposible dar esos plazos», justifica la magistrada del juzgado de familia, al que no le han mandado a nadie para cubrir la baja que sufre una funcionaria desde hace dos meses, pone por ejemplo.

La entrada de la figura de los notarios para tramitar los divorcios de mutuo acuerdo y sin hijos hace que las disoluciones matrimoniales se puedan resolver más rápidamente que en el juzgado, pero a cambio de pagar los honorarios, no solo del abogado sino también los del notario.

La magistrada de familia lamenta que la creación del juzgado de instancia número siete de Ourense, que supuestamente iba a asumir parte del trabajo de los juzgados de mercantil y familia, finalmente vaya a llevar en exclusiva las demandas sobre cláusulas suelo, con lo que la carga de asuntos que soporta el suyo, muy superior a otros juzgados, no se aliviará.

Más de 400 disoluciones en toda la provincia en los tres primeros trimestres del 2017

A mayores de los 413 divorcios, entre consensuados y no, registrados en toda la provincia en los tres primeros trimestres del 2017, los juzgados ourensanos también tramitaron casos de separaciones, mucho menos significativas en número. Fueron veinte en total en los tres primeros trimestres, la mayoría de ellas, 16, consensuadas. Las modificaciones de medidas mueven más de una treintena de expedientes cada trimestre en los juzgados y otro tanto ocurre con el capítulo de las guardias y custodias, bien sean consensuadas o no.

En el año 2016, fueron 655 los divorcios en la provincia de Ourense, según las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial. La mayoría de ellos se produjeron entre matrimonios con hijos, 368 casos, bien con un menor (172), con un hijo dependiente (32) o con dos o más hijos (164). En 288 de las disoluciones del 2016 no había niños de por medio. En cuanto a las separaciones, hubo 18 y en 11 de los casos, fueron sin hijos.

En lo que respecta a la presentación de las demandas, en la mitad de los casos fueron ambos miembros de la pareja los que la presentaron; en los que fue solo una parte fueron mayoría las mujeres (193 frente a 115) las que tomaron la iniciativa en la provincia, según los datos del 2016.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bajan los divorcios en Ourense pero no el trabajo del juzgado de familia