«Sufrir no mejora el pronóstico ni hace que nos curemos antes»

Xoán Míguens es uno de los coordinadores del primer manual para abordar el dolor en rehabilitación


ourense / la voz

La Sociedad Gallega de Medicina Física y Rehabilitación presentó durante la celebración de la 35 edición de sus jornadas, el primer Manual de Abordaje Médico del Dolor en Rehabilitación. Una publicación que han coordinado Xoán Miguens, Jefe del Servicio de Rehabilitación del CHUO y Jacobo Formigo, médico del CHUVI, y en el que han participado especialistas de todos los hospitales gallegos.

-¿Por qué se plantean elaborar un manual de este tipo?

-Era una necesidad. Hicimos un estudio hace unos años a nivel de todo el Estado en el que pretendíamos saber qué porcentaje de las consultas tenía el dolor como motivo principal y nos encontramos con que es el 85 % de nuestros pacientes. El 15 % restante eran personas que acudían a hacer rehabilitación respiratoria, cardíaca o con problemas de suelo pélvico. Y nos dimos cuenta que no había un esfuerzo científico suficiente como para dar respuesta a algo que tiene tanta importancia en nuestras consultas. En Galicia decidimos dar este primer paso, aunque ya se está intentando hacer algo similar en el resto del Estado.

-¿En qué cambia disponer de ese manual la asistencia que recibe el paciente?

-El libro pretende ser una base para empezar a trabajar en una línea común. En nuestra especialidad el dolor tiene una importancia no solo por el impactos sino porque nos condiciona que podamos tratar al paciente. Cuando alguien tiene dolor, automáticamente lo que hace es dejar de mover esa zona que le duele; ya sea la rodilla, el hombro o cualquier otro segmento corporal. Es una respuesta automática de nuestro cerebro para evitar ese dolor. Pero cuando dejamos de mover algo, los tejidos pierden elasticidad, los músculos se acomodan a una situación distinta a la natural, las articulaciones también se transforman y, además, el propio inmovilismo y la pérdida de funcionalidad lo que hace es generar más dolor. Es un círculo vicioso. Por eso es necesario tratar el dolor; para mejorarlo en sí pero también para mejorar esa inmovilidad asociada. La rehabilitación como especialidad puede abordar de forma doble el problema: tratando el dolor y lo que genera, que a su vez provoca que el dolor se mantenga y aumente.

-¿Y cómo se puede empezar a mover algo que duele?

-Eso es lo difícil. Parece que no tiene sentido es empezar a mover algo que nos genera dolor. Este libro pretende fijar esas bases para intentar atacar el dolor desde todas sus vertientes: como síntoma, las consecuencias sobre el organismo y los resortes que hacen que se mantenga y sea más intenso. Hay capítulos que hablan de intervencionismo, otros que abordan los tratamientos farmacológicos y todos tienen el denominador común de explicar en cada segmento corporal cómo movilizar y qué analgésicos son más favorables por su perfil en cada caso.

-¿Puede ayudar a abordar con más rapidez algunas patologías?

-Si nosotros tratamos adecuadamente el dolor en un paciente que está en un programa de recuperación de una lesión, los resultados son más tempranos y mejores. Yo creo que la intervención precoz en el tratamiento del dolor está en la mente de todos los especialistas en rehabilitación. El dolor representa un problema sanitario muy importante y tratarlo no es nada sencillo. Disponemos de mucho armamento pero el dolor sigue existiendo y cronificándose.

-Hay gente que dice estar cansada de tomar analgésicos

-Es importante transmitir a nuestros pacientes que los medicamentos para el dolor tienen su importancia. Sufrir no mejora el pronóstico ni hace que nos curemos antes y, además, pasar dolor tiene otras consecuencias para el organismo: sube nuestra tensión arterial y nuestra frecuencia cardíaca, no nos deja dormir, hace que no movamos una parte de nuestro cuerpo correctamente con los perjuicios que eso tiene. Muchas veces los médicos no somos buenos explicando a nuestros pacientes que sí, los medicamentos tienen efectos secundarios, pero es que el dolor también los tiene; y cuando le indicamos que tiene que tomar algo es porque hemos sopesado el beneficio que le va a dar frente al perjuicio de padecerlo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Sufrir no mejora el pronóstico ni hace que nos curemos antes»