Fallece Arturo Baltar, el escultor que deja como legado el belén más admirado

El artista no pudo acudir el viernes a la inauguración de la Praza de San Cosme por problemas de salud


El pasado viernes se abrían las puertas del belén de Baltar, situado en la plaza de San Cosme en pleno casco histórico. Cumplía medio siglo y su creador, Arturo Baltar no pudo asistir. Su salud le pasaba factura y avecinaba un desenlace que llegó en la jornada de ayer. Con el adiós de Arturo Baltar, nacido en Quintás da Bara (Concello de Coles) se va mucho más que un escultor; Ourense pierde un símbolo. Se trata del único artista que en la ciudad cuenta con un espacio expositivo propio, creado a raíz del belén que cada Navidad visitan miles de ourensanos, que de generación en generación van pasando una tradición que ya nunca se perderá. Sus figuras hipnotizan. En el inmueble se muestra la colección de retablos y otras piezas, y desde allí se accede al belén. Su primera entrega se hizo para los soportales del Concello. Después se instaló en la catedral y según iba creciendo concluyó por tener un espacio propio en la capilla de San Cosme.

Aunque pasará a la historia de Ourense por su belén, Arturo Baltar tenía una trayectoria mucho más amplia que desarrolló mientras participaba en la vida cultural de la ciudad. Acudía a tertulias en las que también estaban nombres como Vicente Risco, Blanco Amor o José Suárez. Su nombre está vinculado a los cafés cantantes que había en Ourense. En una reciente entrevista publicada este verano en La Voz de Galicia aseguraba: «Se volvera abrir La Bilbaína ía traballar alí».

El alcalde de Ourense, Jesús Vázquez Abad, mostró su pesar por el fallecimiento y lo señaló como «un dos ilustres ourensáns que contribuíron coa súa obra a enriquecer o legado da nosa cidade».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Fallece Arturo Baltar, el escultor que deja como legado el belén más admirado