La Diócesis de Ourense incorpora a dos nuevos beatos

Fina Ulloa
Fina Ulloa OURENSE

OURENSE

OBISPADO DE OURENSE

Benito Paradela, de Amoeiro, y Dorinda Sotelo, de Lodoselo, estaban reconocidos como mártires de la Guerra Civil

12 nov 2017 . Actualizado a las 19:17 h.

El obispo de Ourense, Leonardo Lemos Montanet, encabezó ayer la comitiva de vecinos de la provincia que acudió a la ceremonia de beatificación de 60 mártires españoles reconocidos por la Iglesia Católica, entre los que hay dos naturales de la provincia ourensana: el sacerdote paúl Benito Paradela, y la religiosa de las Hijas de la Caridad, Dorinda Sotelo. Ambos sufrieron persecución y fueron asesinados en el año 36, durante la contienda de la Guerra Civil.

Benito Paradela Nóvoa nació en Amoeiro el 22 de octubre de 1887, en el seno de la familia de agricultores que formaron Manuel y Camila. Pasó los años de su niñez en su pueblo natal y, al igual que Faustino Míguez ?que el pasado mes de octubre se convirtió en el tercer santo ourensano tras su canonización en Roma?, estudió en el Santuario de los Milagros.

Ingresó en la congregación de los padres paúles, en Madrid, el 29 de agosto de 1907 y combinó su labor como sacerdote con la de escritor, investigador y archivero. De hecho, tras el estallido de la Guerra Civil, trató de salvar el archivo y la biblioteca provincial llevando personalmente lo más importante a la casa de san Felipe Neri, en Madrid. Fue asesinado en 1936 en esa misma ciudad, cuando tenía 49 años.