La Iglesia genera un impacto económico de 200 millones de euros en Ourense

La actividad vinculada a su patrimonio cultural repercute en sectores como la hostelería


ourense / la voz

La Diócesis de Ourense presentó la memoria del 2016 con la que pretende ofrecer información transparente sobre las actividades que lleva a cabo durante el año y los servicios y atenciones que ofrece. Entre los datos destaca el impacto económico que su patrimonio cultural tiene en el Producto Interior Bruto de la provincia, que estiman que es de 142 millones de euros en el caso de la Catedral y de 58 millones si se habla de los bienes declarados de interés cultura que se encuentran por toda la provincia. Se refieren a la afectación que su existencia tiene en otros sectores como la hostelería, la restauración, el transporte o las agencias de viaje. La diócesis ha tenido en cuenta para valorar este impacto las encuestas de Familitur y Egatur del INE, de la Confederación Episcopal Española y de las listas de Catedrales de España y de Patrimonio Mundial de la humanidad. El año pasado visitaron la Catedral de Ourense 20.543 personas, la mayoría españoles, seguidos de franceses, portugueses y alemanes.

Cabe destacar que en la conservación de los bienes inmuebles la diócesis destina el 3 % de su presupuesto total, que el año pasado fue de 7.641.249 euros. Casi la mitad proviene de la declaración de la renta y del Fondo Común Interdiocesano, que es el dinero que en concepto de solidaridad destinan las diócesis ricas a las más pobres. Le sigue el dinero que llega de los servicios religiosos, colectas y donativos. El resto, en un porcentaje muy bajo, lo recibe de aportaciones directas de fieles, de colectas específicas o de arrendamientos y subvenciones. El porcentaje más grande de estos recursos se destina a los empleos de la diócesis, desde los que tienen que ver con las actividades pastorales y religiosas hasta las caritativas. El resto corresponde a las acciones pastorales y servicios religiosos, a los pagos de préstamos y otros gastos, como los suministros y la prestación de servicios en las parroquias y en la sede del Obispado.

Uno de los aspectos destacados de la labor de la diócesis ourensana es su actividad social, que desarrolla a través de Cáritas. El año pasado se beneficiaron de sus programas 8.242 ourensanos, siendo atendidos directamente 4.185. A este apartado destinan 1.667.624 euros. Un 40 % del total proviene de recursos privados, como son las colectas o los donativos. Dentro las labores de Cáritas, la que tiene que ver con el área de atención social y de acogida y asistencia es la que mayor recursos necesita.

«Es de justicia ser transparentes con las aportaciones de fieles y las personas que nos ayudan»

El obispo de Ourense, Leonardo Lemos Montanet, subrayó durante la presentación de la memoria: «Es de justicia ser transparente con las aportaciones de fieles y de las personas que nos ayudan a mantener la labor en Ourense». Lemos Montanet destacó el trabajo que realizan los sacerdotes, catequistas, maestros y todos los hombres y mujeres que trabajan en alguno de los programas de la diócesis. «Lo que mejor puede definir a la Iglesia es que somos una familia. Y lo más cercano son las parroquias», dijo. Señalo que todo su trabajo no vive del aire y que son necesarios recursos económicos para poder llevarlos a cabo.

El año pasado el 35 % de los ourensanos asignaron parte de su declaración de la renta a la Iglesia, una cifra que calificaron de baja. Algo más de un millón de euros que se destinaron al Fondo Común Interdiocesano, del que Ourense recibió 3,5 millones, en base al apoyo de las diócesis ricas a las pobres. Las cuentas en la diócesis cuadran, aunque hay un pequeño déficit, señalaron, siendo los servicios pastorales y la caridad las partidas que llevan la mayor parte del presupuesto. Y cabe destacar que el año pasado se recaudaron en las diferentes parroquias ourensanas, a través de donativos y colectas, tres millones de euros.

Cada domingo acuden a misa en la provincia una media de 59.000 personas

En la provincia se celebran al año más de 344.000 misas y acuden cada domingo, de manera regular, unas 59.000 personas. Cabe destacar, en cuanto a números, que el año pasado se celebraron 1.021 bautizos, 980 comuniones, 607 conformaciones, 329 matrimonios y 4.130 funerales.

Actualmente, la Diócesis de Ourense tiene 735 parroquias asignadas a un total de 319 sacerdotes. Les ayudan en la labor formativa 1.093 catequistas. El relevo en la Diócesis de Ourense no es fácil, asegura el estudio, ya que por cada siete jubilaciones hay dos ordenaciones. Por este motivo, las actividades pastorales, sacramentales y de atención personal implican un elevado número de recursos humanos y materiales. Así, apuntan que en el 2016 los voluntarios, seglares y sacerdotes emplearon más de 4,2 millones de horas de dedicación pastoral.

Fuera de nuestras fronteras trabajan 130 misioneros ourensanos, distribuidos por 30 países. El mayor número se encuentra en Venezuela, seguido de Perú, Brasil, Estados Unidos, México o Argentina. También hay ourensanos en Ruanda, Madagascar, Cuba, Japón y en la República Dominicana. El 59 % son religiosas.

Religión en los colegios

Un total de 16.298 niños se matricularon el año pasado en Religión en los diferente colegios de la provincia. Una asignatura impartida por 258 personas, la mayor parte, un 55 %, lo hace en colegios públicos. En cuanto a la actividad educativa en los seminarios, el Mayor, Internacional y Misionero tiene 11 alumnos; el Menor, 84 y el Mayor Diocesano, 8. Su actividad educativa también se desarrolla en el Instituto da Familia, el Instituto Teológico o el Centro Teológico. Los tres centros suman más de 700 alumnos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Iglesia genera un impacto económico de 200 millones de euros en Ourense