La tasa de criminalidad de Ourense es la mitad de la media nacional

El comisario subraya en la fiesta de la Policía el alto grado de seguridad


ourense / la voz

Los ourensanos vivimos en una de las provincias más seguras de España, aseguraron las autoridades ayer en el Liceo de Ourense, durante la celebración del día del patrón de la Policía Nacional, los Ángeles Custodios. El comisario, Antonio Álvarez Valencia, -quien anunció que pronunciaba su último discurso en el cargo pues el próximo año se jubila- aportó los datos: la tasa de infracciones a la ley es de 23 por cada mil habitantes en Ourense, cuando la media nacional es de 44. La tasa por comunidades más baja la tiene La Rioja con 24,5, prosiguió, para asegurar: «Ourense es la capital en donde sus ciudadanos disfrutan de un mayor grado de seguridad».

Le siguió en esta argumentación el subdelegado del Gobierno, Roberto Castro: «Unhas cifras para amosar unha satisfacción contida que dan sentido a miña afirmación de que Ourense é unha das provincias máis seguras de España». El descenso del número de delitos en el último año en comparación con el anterior se sitúa en un 9 %, según el comisario, lo que significa «una víctima menos al día».

Álvarez Valencia enumeró después los logros más importantes de la plantilla ourensana en el último año: el asalto armado al Mercadona, el atraco en La Romántica, los planes de secuestro de la familia del abogado Mazaira o la menor desaparecida del CHUO, localizada, recordó, gracias a la búsqueda por toda la ciudad que realizaron las patrullas para devolverla al hospital para ser atendida.

El comisario desgranó algunas de las actuaciones más relevantes de cada brigada de la comisaría. De la de Seguridad Ciudadana, mencionó su colaboración en la celebración de grandes eventos como las fiestas o la visita de la Guardia Real. De Participación Ciudadana, destacó el desarrollo de los planes de asesoramiento a menores en los colegios, a personas mayores y de información para mejorar la seguridad del turismo. También su trabajo de organización de la gran exhibición de unidades policiales realizada el pasado mes de junio en O Couto.

Respecto a las brigadas operativas, resaltó la labor de la de Extranjería. Además de sus funciones cotidianas, desde la comisaría de Ourense se resolvió un difícil caso de trata de una chica nigeriana que estaba sometida a explotación sexual por una organización que hacía lo mismo con otras mujeres de esta nacionalidad a las que controlaba a través del vudú. Los agentes ourensanos consiguieron una prueba importante para desarticular esta red logrando el testimonio de la chica explotada en Ourense.

Otro de los «referentes» de la comisaría ourensana, dijo, es la brigada de Policía Judicial, en particular la UDEV, que presenta «una estadística extraordinaria», con un 58 % de delitos graves y menos graves resueltos y un 45 % en el resto de infracciones. Como casos más importantes de los que se ocuparon en los últimos meses, apuntó la operación «Rewing» -de corrupción y fraude de 500.000 euros en cursos de formación- la detención del incendiario de Cudeiro -que explica, a su juicio, que desde entonces haya habido menos incendios forestales en la capital- el secuestro del barrio de O Pino o la detención de tres delincuentes armados que habían cometido atracos en Lugo.

Cinco casos pendientes que no se olvidan ni se abandonan

El comisario dejó para el final las tareas pendientes, aunque aseguró que no se olvidan de los casos que tienen por resolver. De la desaparición de las armas y posterior suicidio en la sede policial de un agente supuestamente involucrado apenas dijo nada, aferrándose a que está sub iúdice y bajo secreto de sumario. Del crimen de Socorro Pérez, aseguró que su resolución es uno de «nuestros principales objetivos» y apuntó que se le siguen dedicando muchos recursos. «La investigación sigue y avanza», aseguró por lo que confía en «llegar un día a su esclarecimiento».

La identificación de la madre que abandonó al bebé en el contenedor de la rúa Bibei es otro asunto con investigación abierta. Álvarez Valencia recordó la decisiva actuación de los cuatro vecinos que salvaron la vida del niño. Para la resolución de las desapariciones del taxista Elías Carrera y de Belén Rodríguez solicitó la colaboración ciudadana. Respecto a este último punto, el comisario indicó que las llamadas al 091 han subido un 16% lo que significa, según su visión, que se ha incrementado la confianza en la policía.

Ocho puntos negros de droga

Por otro lado, el comisario indicó que tres miembros de la UDEV se encuentran desplazados «fuera de la comunidad para proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades de todos los ciudadanos». El grupo de Estupefacientes, con la colaboración de la UPR, desmanteló ocho puntos negros de venta de droga al pormenor y la UFAM, unidad de atención a la familia, se ocupó de tres casos de agresión sexual y protege a 159 víctimas de violencia machista. Asimismo, alabó los resultados de la Policía Científica, de los mejores de Galicia, aseguró.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La tasa de criminalidad de Ourense es la mitad de la media nacional