Condenado a 11 años de cárcel por abusar reiteradamente de una menor

Tiene prohibido acercarse o ponerse en contacto con la joven durante otros 15 años


ourense / la voz

El ourensano de 41 años acusado de abusar sexualmente, y en repetidas ocasiones, de la hija de la que por aquel entonces era su pareja sentimental ha sido condenado a once años de prisión. Además, la sentencia de la Audiencia Provincial recoge que el encausado tiene prohibido acercarse a la joven a menos de 500 metros, durante un plazo de quince años, y ponerse en contacto con ella por cualquier medio.

En concepto de responsabilidad civil, por los daños psicológicos causados, deberá indemnizar a la víctima con 15.000 euros. El fallo judicial hace especial hincapié en que «la menor precisará tratamiento como consecuencia de los hechos» y obliga al condenado a pagar la ayuda de 1.000 euros que Hacienda prestó a la demandante para tratamiento terapéutico y los 800 abonados en su momento por el Sergas para atender a la menor.

El juicio se celebró a puerta cerrada para preservar la intimidad de la denunciante, pero el escrito de acusación de la Fiscalía y la sentencia ahora publicada dan cuenta de los hechos acontecidos. «En el mes de septiembre del año 2011 el acusado, guiado por el ánimo de satisfacer su deseo sexual, comenzó a acercarse a la menor cuando ambos se encontraban solos en el salón de casa, prodigándole besos y caricias íntimas en distintas partes del cuerpo, para después quitarle la ropa y penetrarla vaginalmente», afirma la sentencia. Por aquel entonces la joven tenía tan solo 12 años. En octubre de ese mismo año el encausado abandonó la vivienda familiar tras terminar la relación sentimental que mantenía con la madre de la víctima. Sin embargo, siguió visitando la casa y manteniendo contacto con la menor hasta que, en abril de 2012, volvió a residir con ellas de nuevo como un inquilino más. «Aprovechando las ocasiones en que se encontraba a solas con la menor, mantuvo relaciones de carácter sexual con esta (...) lo que ocurrió con una frecuencia de una o dos veces por semana en el salón de la casa, en la cocina y en sus dormitorios», añade. En septiembre el hombre volvió a dejar la vivienda familiar.

La sentencia no deja lugar a duda en cuanto al testimonio de la víctima puesto que se le realizó un examen forense, consistente en una revisión ginecológica. «Debe recordarse que en el momento de la exploración la menor acababa de cumplir 13 años y que no mantenía ninguna otra relación al margen de la que es objeto de enjuiciamiento», señala. Por otro lado, afirma que la víctima «ha venido manteniendo desde su primera manifestación idéntica versión de lo ocurrido», mientras que el acusado cambió su testimonio en el juicio con respecto a lo que afirmó en una primera declaración. Concretamente lo hizo para desligarse de la autoría de unos mensajes que envió a la menor en los que le decía que la quería, prometiéndole un futuro juntos y que en caso de contar algo se quedaría sola porque él iría a la cárcel y su madre la mandaría con su padre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Condenado a 11 años de cárcel por abusar reiteradamente de una menor