La gran familia


Las páginas de los periódicos están llenas de noticias terribles, que parecen ficción. Cuando tienen a menores como involuntarios protagonistas, cuando son víctimas, nos parten el corazón. Pero a veces los periódicos consiguen llevar a primera página a niños felices. Esta semana lo hizo La Voz gracias a la generosidad de la familia Agudo Calvelo, que abrió las puertas de su casa para presentarnos al pequeño Isaac, recién nacido y el último de nueve hermanos. No voy a señalar, aunque es para señalarlo, la paciencia de una mujer que acaba de dar a luz y tiene a otros ocho niños en casa. Voy más allá. María y Miguel, en palabras de ella, quieren enseñar a sus hijos que «hay que ayudarse y que cuidarse». «Esa educación es lo único que yo les voy a dejar a mis hijos porque, desde luego, no les podré dejar ninguna otra herencia», asegura. Es curioso que en ese chusco patio de vecinos que son a veces las redes sociales hubiera quien no se sonrojara al criticar duramente a este matrimonio (en el bar y en la peluquería también se critica, pero menos). Así somos. Yo, sin embargo, me declaro fan de su forma de vida: organización y sentido común. Y lograr que tu hijo sepa que puede ser merengue de corazón aunque lleve una camiseta (heredada) del Barça. Puede parecer solo una anécdota pero está llena de significado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La gran familia