Ourense presume de Tecnología de los Alimentos en la apertura del curso universitario

El profesor del campus Jesús Simal habló en la lección inaugural de la situación del sector olivarero en la comunidad


Vigo

La apertura oficial del curso académico 2017/2018 para las tres universidades gallegas, que arrancó ayer en el campus de Vigo, tuvo un retrogusto armónico, como el que deja un buen aceite de oliva. Se debe la mención a que ese era el tema de la lección inaugural elegido para arrancar un nuevo curso en la ciudad olívica que luce en el escudo de su universidad un olivo con tres ramas en representación de sus tres campus.

Bajo el título Diseñando aceites de oliva gourmet en Galicia, el profesor Jesús Simal Gándara, director del departamento de Química Analítica y Alimentaria de la Universidade de Vigo, ilustró a los asistentes sobre los aceites de oliva producidos en la comunidad gallega, fruto de años de estudio llevados a cabo por el grupo de investigaciones agroalimentarias que coordina.

Simal expuso los resultados de la tesis doctoral de Patricia Reboredo. Empezó recordando que en Galicia se produce aceite desde la época romana y fue importante hasta que los Reyes Católicos impusieron un gravamen sobre cada ejemplar e hizo un repaso por la escena actual de la producción de aceites en Galicia, concluyendo que desde el Gobierno gallego convendría activar «políticas públicas de ordenación y promoción del sector para poner en valor estos cultivos, así como de inspección y control para aumentar las garantías sobre el origen de la producción del aceite comercializado como gallego». Según los datos que recabó del Ministerio de Agricultura, ya que en Galicia no pudo encontrar cifras oficiales, hay 256 hectáreas de cultivo que generan ocho toneladas de aceite de oliva virgen. En la provincia de Lugo es donde más hectáreas se dedican a este fruto de oro verde y en Pontevedra, donde más kilos se producen aunque el número de hectáreas sea menor.

El profesor finalizó su lección recordando que la Universidad de Vigo está en el top 100 mundial en cuanto a la consideración con la que cuenta su centro de Tecnología de los Alimentos, en la facultad de Ciencias del campus de Ourense, donde imparte clase.

Una de las líneas de la investigación expuestas en la lección inaugural abordó la caracterización genética de los olivos centenarios de zonas de tradición oleícola, como Ribas de Sil, que ha permitido identificar dos variedades gallegas diferentes, la mansa y la brava, relacionadas con otras de zonas próximas de Portugal.

Entre las propuestas de futuro derivadas del estudio, apuntó la conveniencia de poner en valor los olivos centenarios que existen en Galicia para evaluar sus aptitudes comerciales, fomentar el oleoturismo y desarrollar aceites enriquecidos como estrategia para potenciar sus efectos beneficiosos sobre el organismo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Ourense presume de Tecnología de los Alimentos en la apertura del curso universitario