El CHUO incorpora un baño especialmente adaptado para personas con ostomía

Es la segunda instalación de este tipo a nivel nacional


ourense / la voz

El pasado año 137 pacientes ourensanos fueron sometidos a una ostomía para facilitar la evacuación del contenido intestinal o la vejiga cuando no puede realizarse por la vía habitual. Los ostomizados son mayoritariamente personas a las que se ha sometido a una resección intestinal a raíz de un cáncer de colon, recto, ano o vejiga; o también de una enfermedad inflamatoria intestinal como crohn o colitis ulcerosa, entre otros casos menos frecuentes como pueden ser las obstrucciones o los traumatismos.

A estos pacientes se les realiza una apertura en la pared abdominal que permite liberar el contenido intestinal o la orina, en la mayor parte de los casos a una bolsa. Portar ese dispositivo, que puede ser definitivo o temporal -en el caso de las intervenciones del CHUO, en un 85 % son del segundo tipo- supone para los pacientes un fuerte impacto emocional, tanto por la cuestión estética como por los condicionantes en su vida social y laboral.

Uno de los momentos más complejos, según explica la responsable de las consultas de ostomías del CHUO, María Rivero, es tener que ir a un baño público para realizar el vaciado de esas bolsas, su reposición y los procesos de higiene. No es solo que no existan baños adaptados a las necesidades de esas personas en cafeterías o en oficinas; tampoco los hay en centros sanitarios. De hecho el CHUO se convirtió ayer en el segundo hospital a nivel nacional en disponer de un servicio higiénico pensado para cubrir las necesidades de estas personas. El primero está también en Galicia, en el hospital de Pontevedra del que el complejo ourensano ha decidido copiar el diseño para abrir un baño específico en el Santa María Nai, edificio al que acuden con frecuencia los pacientes ostomizados para ir a consultas de oncología. La adaptación del espacio, de la que se encargó a una empresa ourensana, no requirió de grandes obras. Se adecuó el sanitario en altura, se ubicó un espejo para facilitar la correcta colocación de la bolsa, y se distribuyeron los elementos dejando espacio para situar la ropa, los útiles de aseo o los recambios.

Cabe señalar que los pacientes reciben formación por parte del servicio de enfermería ya antes de salir del hospital para realizar esas prácticas de recambio e higiene, incluidos los lavados intestinales de los ostomizados permanentes que no llevan bolsa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El CHUO incorpora un baño especialmente adaptado para personas con ostomía