El cine mudo se reinventa en Ourense

Un grupo de mayores regresan a los años 20 para grabar una película


ourense / la voz

Una damisela se topa con un embozado personaje que deja caer a sus pies una nota. La recoge y la cámara muestra un cartel en el que se lee: «Qué es el arte?». Tras preguntar a otras damas y caballeros, sin mucho éxito, decide seguir el consejo de una recepcionista y llamar a un famoso detective, el señor Brown, para que encuentre la respuesta. Y el avezado investigador se lanza a las pesquisas que le llevarán por museos, exposiciones, talleres de escultores, bibliotecas y salas de baile para ir recogiendo pistas que aclaren la peliaguda pregunta.

Este es el argumento. Ahora imagínense la película: en blanco y negro, sin diálogos de actores, siguiendo el hilo de la historia a través de los carteles que van apareciendo en la pantalla con el acompañamiento de la música para crear el ambiente necesario en cada momento del film. Y no cualquier música. Suena a Brahms, Wagner, Boccherini... «Suena a Chaplin; concretamente a la banda sonora de El gran dictador», resume Cristina Gil.

Ella y su compañera Tania Vázquez, ambas educadoras sociales en la residencia Geriatros Ourense Centro, están detrás de esta película de cine mudo protagonizada por los propios residentes a la que no le falta ni el rayado tembloroso intermitente de las proyecciones antiguas.

Quizá lo único que se echa en falta ese tempo acelerado en el que se veía discurrir la vida en los grandes clásicos. Pero hasta eso tiene explicación. «Solo la aceleré un poquito en algún momento porque en realidad esta película está hecha para que ellos la disfruten y la entiendan y perciban todo. Hay que tener en cuenta la edad que tienen y sus limitaciones; si va demasiado rápido pueden perder el sentido de la historia», explica Cristina Gil.

La aventura comenzó el pasado mes de febrero. «Estábamos pensando a qué temática dedicar este año el aniversario del centro, que es ahora en mayo. Decidimos centrarnos en el arte y programar para esta semana actividades relacionadas cada día con una modalidad artística: la escultura, la pintura, la música, la danza... pero además decidimos que, en lugar de hacer el típico vídeo para la celebración como siempre, haríamos una película para que sirviera también para homenajear al séptimo arte».

Y se pusieron a ello. Aprovecharon ratitos libres algunas tardes a la semana. Sabían que plantear un guion con diálogos «era una tarea casi imposible, porque la mayoría de los residentes son personas con discapacidades o dependientes», razona la educadora social. Así que se decidieron por el cine mudo y, para que todo cuadrase, la ambientaron en los años 20. Cerca de 40 personas pasan por la pantalla. Algunos como José Antonio, de 64 años y con una discapacidad intelectual que da vida al detective, tienen papeles principales. Otros hacen de figurantes para crear ambiente en los distintos escenarios, lucen vistosos tocados, boas de plumas, collares de perlas y elegantes sombreros. Entre ellos, varios pasan de los 90. Solo los trabajadores de Geriatros que también ejercen la figuración en algunas escenas bajan la media de edad.

Algunos elementos de atrezo también fueron confeccionados por los propios residentes en talleres de manualidades, como los tocados y los carteles; y suya es la ropa que se seleccionó de entre sus vestuarios para que no desentonase demasiado. «En realidad compramos muy pocas cosas: algunos guantes y collares de perlas», cuentan las promotoras de la idea. Y es que la película lideraría cualquier ránking de bajo coste. La cámara que tomó las escenas es la del móvil de Cristina Gil «que es normalito del todo, ni siquiera tiene una gran calidad», aclara. Suya fue también la labor de montaje, aprovechando un programa de edición. «No sé las horas que le dedicamos, la verdad. Fue laborioso, pero lo cierto es que nos hemos quedado muy satisfechas del resultado final», señala.

Ahora solo queda que tanto los mayores que salen en alguna de las escenas, como el resto de los residentes, disfruten del resultado de todo ese esfuerzo. Será hoy, a las 11.30 horas, cuando en la residencia Geriatros Ourense Centro la pantalla se ilumine para el estreno de El misterio de los siete artes, que es como han titulado el trabajo. El resto, puede verla en el Faccebook de Geriatros, donde se colgó hace unos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El cine mudo se reinventa en Ourense