Los enfermos del riñón piden a las instituciones más trabajo en prevención

En la provincia ourensana hay 206 personas que viven sometidas a diálisis a la espera de un trasplante


ourense / la voz

La enfermedad renal puede evitarse. Al menos en un alto porcentaje de casos. Ese es el mensaje con el que hoy saldrán a la calle los voluntarios ourensanos de Alcer. Una carpa instalada frente al centro José Ángel Valente, informará a los ourensanos sobre la patología pero también sobre esas claves para la prevención que este año se centran en la relación entre la enfermedad renal y la obesidad. Esta no es, sin embargo, la única patología frecuente entre la población que está detrás del desarrollo de la enfermedad renal, según recordaba ayer Carmen Dorado, trabajadora social de la entidad. «La hipertensión y la diabetes son también dos puertas hacia ella», matizaba, tras la presentación oficial de la actividad de concienciación que hoy llevarán a cabo durante todo el día en la calle del Paseo de la capital ourensana con ayuda de voluntarios de la escuela y el colegio profesional de enfermería que se encargarán de hacer mediciones gratuitas de peso, glucosa y tensión arterial.

Aunque el colectivo hace con gusto este esfuerzo de salir a la calle para concienciar, desde Alcer Ourense recuerdan que la Administración sanitaria debería incidir más en esa labor divulgadora y preventiva «porque sale rentable evitar nuevos enfermos; un enfermo del riñón consume muchos recursos de los fondos públicos que todos pagamos para sostener el sistema sanitario», apunta Dorado.

En la provincia ourensana hay 206 personas que tienen que someterse cotidianamente a un proceso de diálisis para depurar su sangre de los desechos que su riñón no es capaz de filtrar. De ellos 55 realizan la denominada diálisis peritoneal; 67 reciben el tratamiento de hemodiálisis en el CHUO y 75 en los tres centros que la fundación del riñón Friat gestiona en la provincia. El resto está en el plan de hemodiálisis domiciliaria.

Todos ellos están a la espera de la llamada que les avise de que hay un riñón compatible para ser trasplantados. A pesar de que en Galicia el pasado año se realizaron 135 trasplantes -en2015 fueron 168- y que hubo 106 donaciones de personas fallecidas, desde Alcer recuerdan que la donación todavía encuentra barreras en la comunidad. Así, mientras la negativa de las familias de los fallecidos impidieron a nivel nacional un 15 % de las posibles donaciones, en Galicia ese porcentaje de negativas asciende al 26%.

Otra de las luchas del colectivo está en mejorar las condiciones de las mujeres que padecen esta enfermedad. «Son personas que deberían de ser cuidadas y sin embargo no solo se las cuida como necesitan, sino que siguen asumiendo ellas la carga de ser cuidadoras de otros miembros de la familia», señaló al hilo de la celebración del 8 de marzo Carmen Dorado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los enfermos del riñón piden a las instituciones más trabajo en prevención