«Mientras no haya solución no vamos a parar»

Vecinos y usuarios de la N-525 reclaman con una caravana que se restituya la señalización que les permite girar hacia Ourense al tiempo que reclaman un paso subterráneo


Ourense

Una treintena de vehículos, animados en el arcén por más de medio centenar de vecinos de Ribela y Sobral, participaron este mediodía en la caravana que recorrió la N-525 entre el cruce de estos dos pueblos y Gustei. Los afectados quieren que se restituya la posibilidad de girar en sentido Ourense, como ocurría antes del repintado reciente de la nacional. Vecinos y empresarios protestan por el cambio que les obliga a recorrer 2,8 kilómetros hasta Gustei, donde está el cambio de sentido permitido. Sin embargo, aducen que en este punto autobuses y vehículos pesados se ven obligados a invadir una línea continua. 

Los manifestantes quieren que Fomento haga un cambio de sentido en el cruce de Ribela-Sobral con paso subterráneo como en O Viso y A Granxa, infraestructura valorada en un millón de euros. Mientras, piden una solución transitoria: la restitución de la línea discontinua en este punto para que la carretera de la Diputación que comunica ambos pueblos no esté cortada. Aseguran que continuarán con las movilizaciones hasta que se les dé una solución. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

«Mientras no haya solución no vamos a parar»