Ocupados en sí mismos


La crisis del PSOE ha alcanzado tal nivel de degeneración en Ourense, que parece imposible que la situación pueda reconducirse. El relevo de su portavoz en la Diputación, forzado por la dirección provincial en venganza por sus discrepancias internas, ha provocado una avalancha de reacciones dentro del partido. Los dirigentes de uno y otro bando se reúnen con los suyos, organizan actos, se lanzan pullas... Alguno parece hasta estar entretenido con el espectáculo que están formando entre unos y otros. El caso es que, entre cuchillada y cuchillada, no les queda casi tiempo para preocuparse de hacer política, esa que se encarga de solucionar los problemas de los ciudadanos. El PP de Ourense asiste encantado a la exhibición socialista. Nadie en el PSOE ha abierto la boca, por ejemplo, para criticar la designación de Marisol Díaz Mouteira como delegada de la Xunta en la provincia, como sí hizo ayer el portavoz parlamentario de En Marea, Luis Villares. Tampoco nadie del PSOE ha censurado la ausencia de conselleiros ourensanos en el nuevo gobierno autonómico, como sí criticó Ciudadanos.

Especialmente clarificador es el comunicado difundido ayer por la ejecutiva local de los socialistas de la capital ourensana. Los siete primeros puntos se refieren a conflictos internos. Hablan de la Diputación, de la gestora del PSdeG, de la diputada que votó no a Rajoy, del comité federal y de la necesidad de un congreso, entre otros asuntos orgánicos. Al final debieron darse cuenta de que solo hablaban de sí mismos y añadieron un último punto sobre recortes en sanidad. Eso, lo último.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Ocupados en sí mismos