El Pabellón eleva su registro a seis campañas al máximo nivel

Al Ourense CF le toca volver a la Liga Nacional


ourense / la voz

Terminó la División de Honor de fútbol juvenil con un cara y cruz para los combinados de nuestra provincia, puesto que el Pabellón logró prolongar un año más su permanencia en la categoría, mientras el Ourense CF se despidió tras su campaña de debut.

Los franjiverdes venían de cuatro años en los que apenas habían pasado por apuros para cumplir su objetivo, clasificándose siempre entre los siete primeros y marcando sus topes históricos en todas las categorías estadísticas. Esta vez, en el tercer ejercicio de Guillermo García al frente de los pabellonistas tocó sufrir un poco más, aunque el 3-0 ante el Roces en la penúltima jornada terminó por finiquitar el trabajo con un cierto margen de seguridad.

Desde el ya lejano 2003 no coincidían dos equipos de la ciudad en la máxima categoría juvenil y eso dificultó la planificación de un equipo que tuvo que recurrir a refuerzos procedencias incluso de Lalín, escuela donde los de Os Remedios ya han encontrado más de un fichaje adaptable a su filosofía de trabajo.

El curso se complicó además por la disputa de hasta nueve conjuntos en un pañuelo para eludir las cuatro plazas de descenso. Con ese panorama, el Pabellón siempre navegó en aguas peligrosas y su plantel se ha visto obligado a asumir responsabilidades, hasta lograr por fin su objetivo. La lesión del meta Xoán adelantó el bautismo del cadete Martín Carral y las ya típicas dificultades para compaginar entrenamientos y estudios forzaron algún cambio más.

El Barbadás de la Tercera División será otra vez un punto de destino para los mejores baluartes de esta plantilla y cuatro de ellos comenzarán hoy mismo a entrenarse con el equipo de Peluso, aunque no tienen posibilidad de jugar en la actual campaña. Se trata de Pablo Fernández, David Nespereira, Gorka Grande -máximo goleador del equipo- y Miguel Salgueiros.

Oira

El Ourense CF, en cambio, vivió el cénit de su trayectoria en categorías de base. Un joven técnico ya contrastado en torneos sénior, Fran Justo, aceptó el desafío con un grupo que experimentó notables cambios en la segunda vuelta. Como era hasta cierto punto lógico, le costó a los albinegros sumar victorias en la temporada de estreno, pero lograron cruzar el ecuador del torneo a solo cuatro puntos del corte para la salvación. Después llegaron los refuerzos foráneos, casi sin tiempo para integrar a jóvenes futbolistas sin experiencia en nuestro país -la mayoría procedían de Portugal-, en una plantilla en la que necesitaba soluciones inmediatas. Se incrementó su competitividad pero el ritmo también subió en sus competidores y fue imposible remontar.

Con todo, el equipo de Justo ha logrado inyectar savia nueva y, a día de hoy, ya han formado parte de las convocatorias del equipo de Preferente jugadores como Alberto Nóvoa, Sergio Rodríguez, el carballiñés Pol y los foráneos Kalifa y Alexis Semedo, además del guardameta Gui, que no llegó a jugar con los mayores.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Pabellón eleva su registro a seis campañas al máximo nivel