«La obra es una bofetada y no deja indiferente al espectador»

«?Me llamo Suleimán? trae al Principal el drama y la tragedia de las pateras que llegan a las islas Canarias

Marta Viera protagoniza un monólogo que se ha convertido en una de las obras del año
Marta Viera protagoniza un monólogo que se ha convertido en una de las obras del año

El drama de las pateras hace años que tiene una trágica presencia en el sur de la península y en Canarias. Una problemática que ha adquirido una nueva dimensión, y una mayor repercusión todo hay que decirlo, con la presencia de los refugiados sirios en el corazón de Europa. Esa realidad es la que se aborda en «Me llamo Suleimán», el montaje que protagoniza la actriz Marta Viera y que esta tarde se puede ver en el Teatro Principal (20.30 horas).

-¿Cómo nace el proyecto?

-Antonio Lozano es profesor de instituto y desde hace años trabaja con chicos que proceden de centros de acogida. Él conoce como nadie el drama de estos chicos que llegan desde África a Canarias en busca de una vida mejor, o simplemente de una vida que no tienen en su país porque no disponen de trabajo o de comida. Lozano plasmó esa realidad en una novela y tenía intención de adaptarla para teatro. Y así surgió este monólogo que dirige Mario Vega.

-¿Qué le parece la repercusión que está alcanzando?

-La obra narra la dura historia de un adolescente que viaja desde Malí a Canarias huyendo de la pobreza y de la miseria. Y, efectivamente, la acogida está resultando abrumadora. Es un caso excepcional que una compañía canaria sea llamada para actuar en la península y no solo eso, sino que hemos participado en certámenes internacionales, como en Colombia, y tenemos cerrada ya la presencia en festivales en París, Canadá, Portugal, Venezuela, República Dominicana, Brasil o California, entre otros lugares.

-¿Cree que la actual situación ha influido?

-Sí. En mi opinión hay una mayor sensibilización hacia esta problemática desde que se está viviendo el drama de los refugiados sirios. Pero nosotros hace muchos años que somos conocedores y conscientes de esta drama y la tragedia continua que eso supone. Y creo que no se ha hecho lo suficiente ni se ha estado a la altura de las circunstancias.

-¿Casi hora y media de monólogo da para poner el foco en el problema?

-Todos somos emigrantes o migrantes. La historia es internacional, y no es otra cosa que no disponer de comida o no poder ganarte la vida y emprendes el camino hacia lo que crees debe ser un futuro mejor. La historia es internacional y por eso empatiza con la gente. «Me llamo Suleimán» llega al fondo del público, tan adentro que es una bofetada y un golpe de realidad que no deja indiferente al espectador.

-¿Una actriz y un muro?

-La pared es un conjunto de cajas de cartón del que salen muchas sorpresas. También hay un gran trabajo de animación audiovisual de Juan Carlos Cruz.

-¿Cómo surgió el apoyo de Amnistía Internacional?

-Vinieron a ver un ensayo y nos preguntaron si podían participar en el proyecto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La obra es una bofetada y no deja indiferente al espectador»