El alcalde sobre la reprobación que plantea Jácome: «Pídolles que permitan a gobernabilidade»

El líder de DO reclamó por Registro un pleno extraordinario, ya convocado para el lunes, para «destapar la gran mentira» del regidor popular


El lunes a las nueve de la mañana. Ese es el día y la fecha escogida por el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez, para que se debata su reprobación, a raíz de una petición de Democracia Ourensana, principal partido de la oposición. El regidor ourensano compareció tras la junta de gobierno y, a preguntas de los periodistas, dijo estar «moi tranquilo e orgulloso de ser alcalde de Ourense». Visiblemente emocionado en parte de su intervención, el alcalde popular dijo no temer a una futura moción de censura y pidió a la oposición que permita la gobernabilidad de la ciudad. Pese a que aseguró no querar entrar en opiniones sobre la propuesta de Jácome, Jesús Vázquez desglosó parte de sus logros durante el mandato y pidió a la oposición que sea «íntegra y coherente».

Minutos antes, Gonzalo Jácome, líder del principal partido de la oposición en el Concello de Ourense, presentaba en el Registro municipal la solicitud de un pleno extraordinario para forzar la reprobación del alcalde, Jesús Vázquez. Lo hizo, según dijo, para acabar con su «gran mentira». Entre los motivos para esta acción «honorífica» destacó que no había logrado inversiones de sus gobiernos amigos. Jácome espera el respaldo del PSOE y confía en que sea el paso previo a la moción de censura para «acabar con esta lacra».

Que salga adelante este movimiento político de DO dependerá del PSOE, ya que el voto de sus seis ediles será clave. Su portavoz Vázquez Barquero ya dijo el martes que no hablarán hasta la cita plenaria. Por su parte, Ourense en Común ya se desmarcó de la reprobación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El alcalde sobre la reprobación que plantea Jácome: «Pídolles que permitan a gobernabilidade»