Treinta concellos pidieron auxilio a la Diputación al no disponer de liquidez

Durante el 2015 la institución provincial dedicó a esos anticipos 6,9 millones


Ourense

La crisis y la imposición desde Madrid de medidas contra el déficit público han empujado a los ayuntamientos ourensanos a sanear sus cuentas. Esa racionalización del gasto en ocasiones no ha sido suficiente para aflojar la difícil situación económica de las entidades locales, que tienen problemas de tesorería para poner en marcha nuevos proyectos o también para afrontar su funcionamiento ordinario. Existen concellos que tienen incluso dificultades para pagar las nóminas a tiempo. Para solventar esos aprietos, muchos alcaldes recurren a la ayuda de la Diputación y lo volvieron a hacer en el año 2015.

Durante el pasado ejercicio una treintena de los 92 ayuntamientos ourensanos -es decir, cerca de un tercio del total- solicitaron el auxilio de la institución provincial por no disponer de liquidez. Sus alcaldes tramitaron formalmente una petición ante el presidente de la Diputación, José Manuel Baltar, y la entidad acabó repartiendo para ese cometido 6,9 millones de euros en el año 2015.

Todos los ayuntamientos que lo deseen pueden acceder a esta vía de financiación. El único requisito es tener delegada en la institución provincial la recaudación de sus tributos municipales. En función de las previsiones de ingresos que haya por esa vía pueden solicitar un anticipo de mayor o menor cuantía. Aunque tras superar sus problemas de liquidez los ayuntamientos deben devolver ese dinero, ese reintegro es a interés cero.

Casos especiales

El estudio detallado de los adelantos concedidos durante el año pasado -todos ellos, por decreto del presidente, José Manuel Baltar, o de su número dos, Rosendo Fernández- revela que la mayor parte de los ayuntamientos recurrieron a la ayuda de la Diputación en más de una ocasión. En algunos casos, como los de Bande, Esgos, Os Blancos o Avión, llegaron a solicitar hasta cuatro anticipos para disponer de liquidez en distintos momentos del año.

En cuanto a la cuantía de los adelantos concedidos, los mayores son, con mucha diferencia, los recibidos por el Concello de Xinzo. Los problemas económicos de esta entidad local son conocidos desde hace tiempo y se trata de uno de los ayuntamientos más endeudados de Galicia. La capital de A Limia pidió 2,7 millones, lo que supone un 40 % del total repartido en la provincia por la Diputación ourensana. En el otro extremo de la balanza están anticipos más modestos, como los de 30.000 euros de Punxín y Porqueira.

Cada vez son más las entidades locales que delegan en la entidad la recaudación de tributos

Una de las principales vías de ingresos que tienen los ayuntamientos es el cobro de tasas e impuestos municipales. En muchas ocasiones, sin embargo, las entidades locales no disponen de personal suficiente y con la formación adecuada para mantener un control de esa área de gestión administrativa. Nadie persigue los impagos y los concellos pierden miles de euros si no buscan ayuda externa, o bien contratando el servicio a una empresa privada o, en muchos casos, recurriendo a la Diputación ourensana. Cada vez son más los ayuntamientos de la provincia que delegan la recaudación de uno o más de sus tributos en la institución provincial.

Según figura en el portal de Transparencia de la web oficial de la entidad presidida por José Manuel Baltar, los servicios provinciales gestionan esta competencia municipal para 49 concellos, es decir, más de la mitad de los 92 que existen en el territorio ourensano. La Diputación se encarga de recaudar, en la mayor parte de los casos, el IBI, el Impuesto de Actividades Económicas, el de vehículos y la tasa por recogida de basura. En algunos casos se añaden las de los vados y el alcantarillado así como el abastecimiento y el saneamiento. Además, la institución gestiona la tasa de bomberos de los consorcios de Valdeorras y A Limia (que desaparecen para integrarse en una entidad provincial) y la de vertidos en el Consorcio de Augas valdeorrés.

Planes provinciales

Además de los anticipos concedidos en base a la recaudación, para obtener liquidez los ayuntamientos ourensanos pueden recurrir a otra vía de colaboración que también pone a su disposición la Diputación ourensana. Desde hace unos años, los conocidos como planes provinciales, ideados para la ejecución de pequeñas obras en todos los municipios, dan la posibilidad a los concellos de que dediquen el dinero que les corresponde (50.000 euros cada uno) a sufragar gastos corrientes que de otro modo no podrían afrontar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Treinta concellos pidieron auxilio a la Diputación al no disponer de liquidez