Las incógnitas del despegue naranja


Ciudadanos comenzó a trabajar hace una década con una implantación territorial limitada exclusivamente a Cataluña. Tras el éxito allí en las últimas elecciones autonómicas muchos pronostican un gran resultado también en las generales del próximo mes de diciembre, aunque sobre el proyecto pesan ciertas incógnitas que deben despejarse en las próximas semanas.

El partido está reorganizando su estructura en todo el Estado y el delegado del partido en Galicia, Javier Chouza, explicó ayer que se han marcado como objetivo designar a los órganos de dirección a nivel autonómico y provincial antes del día 31. Además, en la capital ourensana Ciudadanos está en pleno proceso de recomposición tras la crisis originada con motivo de las elecciones municipales, en las que el partido prohibió presentar candidatura a la agrupación local, que respondió con una dimisión en bloque de su ejecutiva. Tras lo ocurrido se produjeron una docena de bajas, afirma Ciudadanos, que ahora tendría 65 afiliados en la ciudad. Una junta gestora se ha hecho cargo del partido con fichajes como Benito Iglesias, exmiembro del comité ejecutivo del PP a nivel provincial, Laureano Bermejo, excoordinador de UPyD en la provincia, o Isabel Bugallo, jefa de prensa de la campaña del PSOE en las últimas municipales.

Para bien o para mal, Ciudadanos ha cerrado esa crisis, pero aún debe resolver otras incógnitas, como la validación de la candidatura al Congreso de los Diputados o la celebración de unas nuevas primarias para elaborar la lista del Senado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las incógnitas del despegue naranja