Un estudio piloto analiza el efecto del ajedrez en 200 escolares

Una prueba psicológica comparará los avances en un plazo de tres años

La experiencia es muy novedosa porque los protagonistas son niños de educación infantil.
La experiencia es muy novedosa porque los protagonistas son niños de educación infantil.

ourense / la voz

Cerca de 200 alumnos de los colegios Albino Núñez, Covadonga-Eiroás y As Mercedes participan en un estudio piloto impulsado por el ajedrecista Joaquín Bello y el Concello de Ourense. Su objetivo, familiarizar a los niños con el ajedrez y comprobar cómo evolucionan su mente y su comportamiento en un plazo de tres años.

Para ello se ha diseñado un programa de actividades en el aula dirigido por monitores de ajedrez en colaboración con los maestros. Previamente, el Concello de Ourense ha encargado a una psicóloga la elaboración de unas pruebas que se repetirán en 2017 para ver la evolución de los niños. Para tener una referencia que permita la comparación, se ha realizado el mismo test a grupos de escolares que no reciben clases de ajedrez.

La idea, explica Stella Estrada, de la concejalía de Educación de Ourense, se fundamenta en la experiencia y el material didáctico diseñado por Joaquín Bello. La pretensión, detalla, es «ver los resultados de la incidencia de la herramienta del ajedrez, cómo incide en los niños en su comportamiento, en la interpretación de la vida dentro de su entorno, incluso en los cambios intelectuales que hayan podido hacer y, sobre todo, de comportamiento, sociológicos».

El programa se puso en marcha en 2013; este es el segundo curso en ejecución. Nació con 16 colegios participantes, pero se redujo para afrontar el estudio piloto.

«Hay profesores de otras provincias que quieren incorporarlo y el Círculo Ferrolano tiene conciertos con muchos centros con niños de primaria -expone Joaquín Bello-. Nosotros somos pioneros yo diría que a nivel mundial; de España y Europa ya por descontado, porque trabajamos en educación infantil».

Objetivo, primaria

Los niños de 3 años reciben sesiones de 30 minutos, incrementándose en 10 en cada uno de los niveles superiores del ciclo de infantil. En algunos centros las actividades se han hecho extensivas a la educación primaria y el objetivo, asegura Estrada, es cubrir toda esa franja, llegando a los alumnos de sexto curso.

En un momento en el que la Universidad de Vigo ha anunciado que creará un máster universitario en ajedrez y en el que el Congreso ha instado al Gobierno español a integrar esta disciplina en el sistema educativo, la experiencia ourensana resulta de especial interés.

«Este programa utiliza el ajedrez como herramienta educativa, la competición es un tema aparte -matiza Bello-. No avanzamos mientras el grupo no esté homogéneo aunque veamos buenas actitudes en algunos niños; hay dos o tres alumnos que habrá que ver cómo evolucionan, pero a estas alturas no se puede decir qué saldrá de ahí».

La valoración inicial de Joaquín Bello es que el proyecto está resultando «interesantísimo». Aprecia que «a nivel psicológico, ha mejorado el orden, la comunicación y el vocabulario. Los de 3 años están en silencio, dibujando las figuras de ajedrez y, cuando pintan una pieza, llevamos a clase la equivalente de un ajedrez gigante para que jueguen con ella e interactúen en distintos niveles. A los de 5 años los veo algo más espabilados en matemáticas y geometría del tablero; el concepto espacial está mejorando».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un estudio piloto analiza el efecto del ajedrez en 200 escolares