Javier Blanco: «Observamos mucha patología asociada al consumo de alcohol»

Coordina el congreso que reúne desde hoy a cien profesionales en Ourense


ourense / la voz

El Centro Cultural Marcos Valcárcel se convertirá durante dos jornadas en centro de atención de la psiquiatría gallega. Un centenar de profesionales acuden a la 24 reunión anual de la Asociación Gallega de Psiquiatría en la que actualizarán conocimientos y debatirán sobre los retos de su labor asistencial en estos momentos de crisis. Hoy se desarrollará un taller sobre alcoholismo para médicos residentes. El doctor Javier Blanco, psiquiatra del CHUO y coordinador del congreso estará, junto con su homónimo Luis Docasar, del hospital de Monforte, encargado de impartirlo.

-¿Por qué se decidió dedicar toda una mañana a hablar del alcoholismo?

-En realidad es algo que nos habían solicitado los médicos que están en el período MIR porque entienden que su formación está muy limitada en este aspecto cuando luego, la verdad es que se trata de una enfermedad con una prevalencia elevada. En general el tiempo de formación que se le dedica a drogodependencias es muy limitado, pero cuando los médicos salen a desempeñar su actividad, tanto en primaria como en especializada, el problema del alcohol es de primer rango. Está desproporcionado la cantidad de consultas que te vas a encontrar en la práctica diaria relacionadas directa o indirectamente con el alcohol, con el período de formación que se le dedica.

-¿En zonas como esta esa prevalencia es más importante?

-En España en general es mucho más elevada que en otros países por cuestiones sociales y nosotros observamos mucha patología asociada al consumo de alcohol. Es fácil verificar en las consultas que hay un porcentaje de población que habitualmente recurren al alcohol como desangustiante y establece un hábito de consumo que repercute luego no solo en su salud sino en otros aspectos, desde las relaciones familiares al ámbito penal.

-¿Notan los efectos de botellón?

-Las consecuencias más inmediatas se ven más en urgencias por las intoxicaciones derivadas del consumo de una cantidad elevada en un espacio corto de tiempo, pero tiene el riesgo a largo plazo. Esas personas van a seguir consumiendo más alcohol que la media de la población en edades más avanzadas, quizá de forma no tan impulsiva pero sí más regular. De hecho el perfil de consumo actual es de más riesgo en cuanto al enganche que el que tenían generaciones anteriores y posiblemente las consecuencias en su salud serán más graves. Quizá en unos años veremos una incidencia más elevada de problemas relacionados con el consumo tanto de alcohol como de otras drogas, porque no olvidemos que muchas veces el botellón lleva aparejado el consumo de otras drogas como el cannabis, que también está en un repunte importante en población joven. Probablemente también bajará la media de edad con respecto a los pacientes actuales.

-La crisis tampoco ayudará.

-No ayuda, efectivamente. Las dificultades económicas generan estrés y angustia y hay gente que busca disminuir esa ansiedad refugiándose en el consumo porque la gente tiene la sensación de que una pequeña cantidad de alcohol le calma, le relaja. Si a eso sumamos que el precio del alcohol es muy barato en nuestro país y por lo tanto el acceso es fácil..., cualquiera puede comprarse en un supermercado una botella de vino por dos euros o un paquete de cervezas por dos o tres euros.

-¿Cúales son las patologías derivadas en el nivel psiquiátrico?

-Hay una probabilidad mucho más elevada de cuadros depresivos. El alcohol en principio es una droga que produce una efecto euforizante, pero pasado ese efecto inmediato, a las pocas horas, se convierte en todo lo contrario. Es una droga con un perfil depresivo. También son mucho más marcados los niveles en los trastornos de ansiedad. Y luego hay problemas más graves, como pueden ser los trastornos psicóticos que pueden desarrollar cuadros parecidos a lo que sería una esquizofrenia; lo que se llaman trastornos paranoides.

-¿La gente ha perdido el miedo a ir al psiquiatra?

-Sí. Afortunadamente cada vez se conoce más sobre la especialidad porque la gente tiene también más acceso a la información, y cuando hay un problema que creen que puede ser de tipo psiquiátrico no tiene reparo en acudir. Incluso estamos empezando a ver a gente que acude al psiquiatra a tratar de buscar una solución a sus problemas que muchas veces no son psiquiátricos en realidad. No son problemas mentales sino circunstancias de la vida que les pueden provocar ciertas alteraciones. Pero cada persona también tiene que saber elaborar y saber que tiene que afrontar en la vida determinadas dificultades porque tiene que integrarlas, porque si no, no las va a resolver.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Javier Blanco: «Observamos mucha patología asociada al consumo de alcohol»