Ourense registró seis accidentes de tráfico mortales desde junio

María Teresa Rodríguez Vázquez
Maite rodríguez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Santi M. Amil

En lo que va del 2014, se igualó el número de fallecidos del año pasado

21 sep 2014 . Actualizado a las 05:25 h.

La Dirección General de Tráfico ha venido advirtiendo durante este año de un repunte de los accidentes de tráfico mortales en todo el territorio español. En la provincia de Ourense, los tres muertos que ha dejado la carretera en el mes de septiembre -dos en la última semana, un peatón y un conductor- hacen que el número de personas que se han dejado la vida en las carreteras ourensanas alcance el número de todo el 2013. Según los datos de la DGT, el año pasado perecieron en la provincia doce personas en accidentes de tráfico, los mismos que llevamos hasta esta penúltima semana de septiembre del 2014. Según la memoria del Imelga (Instituto de Medicina Legal de Galicia), los fallecidos fueron quince el año pasado.

El año 2013 fue uno de los mejores en cuanto a siniestralidad mortal en las carreteras ourensanas. Durante siete meses, entre el 20 de febrero y el 20 de septiembre, no se registró ningún accidente mortal. Todavía quedan tres meses de este año, pero desde la DGT consideran que aunque este 2014 vaya a ser peor que el año pasado no se puede hablar de un cambio en la tendencia de los últimos años de reducción significativa de la mortandad en el tráfico. Cada accidente es un drama, pero los años siniestros en los que se computaban muertos por decenas parecen superados.

No hay un patrón común a los accidentes de este año ni similitudes que extraer en las cifras del año pasado. El verano ha sido malo. Hasta junio hubo seis muertes y en estos tres meses se ha igualado esa cifra. Esta semana murió un peatón en una de las carreteras cercanas a Xinzo. Era el segundo viandante que perecía atropellado. El primero fue un hombre que murió arrollado en la A-52, en Riós, en el mes de marzo. El año pasado fueron cinco los atropellos mortales registrados. En cambio, en el 2013 no hubo ningún motorista fallecido en la provincia de Ourense y en lo que va de este ejercicio se han contabilizado dos: un vecino de Xinzo que murió al salirse de la vía e impactar contra un guardarraíl en la N-525 en Verín en mayo -en un punto en el que ya había fallecido otro motorista- y otro varón que falleció cuando circulaba en moto en Ribadavia, en la rotonda que conecta con la A-52. En Padrenda, dos motoristas habían además resultado heridos graves.