Quince concellos corren el peligro de perder ediles y fondos en el 2015

Miguel Ascón Belver
miguel ascón OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Solo Barbadás y San Cibrao podrían subir de categoría el próximo año

18 may 2014 . Actualizado a las 07:30 h.

Las elecciones municipales sirven para examinar a los dirigentes políticos, pero también la evolución poblacional de las propias entidades locales. Cuando se acercan unos comicios, debe fijarse el número de concejales de cada concello y, cada cuatro años, ese examen suele pasar factura a los ayuntamientos ourensanos. Según los datos del padrón municipal a 1 de enero del 2013, los últimos que ha publicado el INE (Instituto Nacional de Estadística), cinco concellos de la provincia tendrían ya asegurado que perderán dos concejales. Pero, además, otros diez están próximos a encontrarse también en esa situación.

Sea como sea, ya está decidido, puesto que el padrón de referencia para fijar los concejales a elegir en el año 2015 será el del 1 de enero del 2014, que aún no ha sido publicado. Ya no servirían, pues, campañas como la puesta en marcha por Ribadavia en el año 2012 para censar a todos los residentes reales en la localidad y asegurar así que el municipio no bajaba del listón de los 5.000 habitantes, con las consecuencias que ello tendría para los ingresos municipales y para la configuración de la corporación ribadaviense. Subir o bajar 500 habitantes, decía el gobierno local, supone unos 60.000 euros más o menos en las aportaciones del Estado al Concello.

Los quince ayuntamientos amenazados ahora con caer de categoría ya no tienen margen para la reacción porque la revisión del padrón a 1 de enero del 2015 no será aprobada hasta finales de ese año por el Consejo de Ministros y las elecciones son en mayo. La incógnita se resolverá, por tanto, cuando el padrón a 1 de enero del 2014 reciba el visto bueno. Se confirmará, entonces, si Petín, Porqueira, A Veiga, Cualedro y Vilamartín de Valdeorras pierden concejales. Los tres primeros han bajado ya del listón de los 1.001 habitantes y pasarían de nueve a siete concejales. Lo mismo ocurre con los dos últimos, aunque en su caso ahora tienen menos de 2.001 residentes y, por tanto, pasarían de once a nueve.