¿Cárcel por favorecer la inmigración ilegal sin lucro?

la voz

El fiscal y el abogado del Estado coincidieron ayer a la hora de enfatizar que el favorecimiento de la entrada ilegal de personas extranjeras, aunque sea con fines altruistas y sin ánimo de lucro, es un hecho delictivo. Los abogados defensores de los dos acusados que ayer y anteayer compartieron banquillo en la Audiencia lo ven de otro modo.

¿Merece ir a la cárcel una mujer cuyo delito fue intentar traer a España, aunque fuese con la falsificación de documentos, a personas que viven en malas condiciones en la República Dominicana? La pregunta se la planteó a la sala el abogado defensor de Elsa Altagracia A. J., la vidente de Xinzo de Limia juzgada en la Audiencia Provincial como presunta autora de los delitos de falsedad en concurso medial con otro contra los derechos de los trabajadores extranjeros. Se enfrenta esta mujer a una petición de condena de siete años y tres meses de cárcel, mientras que para el otro acusado la petición de pena es de seis años y tres meses.

Valorará la sala, pero el fiscal y el abogado del Estado sostienen que se comete el delito aunque no haya beneficio.

Consulta de videncia

La mecánica fue la misma en casi todos los casos. Captaba entre sus clientes a personas a quienes pedía que firmaran solicitudes para contratar a inmigrantes dominicanas para el servicio doméstico. Hasta veinticinco primas, o familiares, suman la relación de solicitudes presentadas en la Subdelegación del Gobierno y apoyadas con falsos documentos de enfermedades por parte de los solicitantes, que darían credibilidad a la solicitud y a la urgencia. Aportaba también certificados bancarios falsos, con los que se hacía ver disponibilidad de medios para atender esos contratos.

El otro acusado, Joaquín P.V., gestionó tres casos. Según el fiscal, de acuerdo con la vidente. De acuerdo con su abogada, engañado por Elsa y sin ser consciente de lo que firmaba.

El fiscal, sin dejar de recordar que con los dos acusados también habían sido detenidas en su día todas las personas que se prestaron a firmar las solicitudes de trabajo para las primas de Elsa, cree que actuaron engañados, para ayudar, sin conocer el alcance de su proceder.

Para el abogado del Estado, la trama de entrada de inmigrantes era un «apéndice del negocio de videncia».

No ha existido engaño a las ciudadanas extranjeras, que no pudieron llegar siquiera a ser explotadas, por lo que mal se pudo producir un delito contra sus derechos, según el abogado de la acusada. Sí fueron engañadas las personas que aceptaron ofrecerse como empleadores y tramitar la documentación, pero eso no es delito, recalcó el mismo letrado, para quien el caso se debería quedar en un proceso de tipo administrativo.

Las defensas pidieron a la sala que se valorara el retraso en la tramitación como dilaciones indebidas. El caso, de hecho, arranca en el 2008 y hasta el pasado mes de enero de este 2014 no se concretó el escrito de acusación por una sucesión de incorrecciones durante la fase de instrucción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

¿Cárcel por favorecer la inmigración ilegal sin lucro?